Julián Gil luce irreconocible a los 16 años con su hija Nicolle en brazos: “No sabía cómo agarrarla”

El actor enterneció a sus seguidores con fotografías del pasado que muestran su debut como padre
Por: Elizabeth González
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Julián Gil impactó a sus millones de seguidores al publicar un par de fotografías de su adolescencia, donde aparece cargando a su hija Nicolle Gil cuando únicamente tenía 16 años.

Fue a través de su perfil oficial de Instagram que el actor publicó las imágenes en las que destacó la ola de sentimientos que lo invadieron al debutar como papá.

“Vean lo que encontré. Estas fotos me traen hermosos recuerdos, tenía yo 16 añitos y @nicolle_gil estaba recién nacida, la segunda foto fue la primera vez que la tuve en mis brazos. La verdad no sabía ni cómo agarrarla”, anotó.

Julián Gil reconoció que ahora que los años han pasado, es Nicolle quien ahora lo ayuda y le da consejos cuando los necesita.

“Resulta que ahora es ella la que me agarra a mí. Ya estás viejita, nena”, precisó.

Las fotografías del próximo villano de ‘Qué le pasa a mi familia?’ de inmediato tomaron relevancia en redes sociales y búsquedas de Internet, registrando en cuestión de horas poco más de 32 mil ‘me gusta’ y cientos de mensajes.

“Ahí se refleja el espectacular padre que eres”, “Como admiro que hayas afrontado tu paternidad con tanta responsabilidad”, “Hombre que se hizo responsable de sus actos, felicidades papá” y “Qué belleza” fueron algunos de los mensajes que más destacaron, sin embargo, el que más sobresalió fue el de su primogénita quien no dudó en decirle cuánto lo extraña.

placeholder
Hija de Julian Gil recuerda con un emotivo video la primera y única vez que vio a su hermano Matías

Y es que además de Matías, quien es fruto de la relación que sostuvo en el pasado con Marjorie de Sousa, Julián Gil es padre de Nicolle, quien es producto del noviazgo que sostuvo con Brenda Torres, mientras que Julián Jr es del romance que protagonizó con María Hild Rivera en 1995.