Laura Bozzo le da tremendo beso a exintegrante de Acapulco Shore

Algunos famosos bromearon al decir que la conductora sería la 'sugar mommy' del influencer
Por: Elizabeth González
Lead
Mezcalent / Instagram @luispotrocaballero
Laura Bozzo le da tremendo beso a exintegrante de Acapulco Shore
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Laura Bozzo nuevamente es el centro de atención, y es que luego de viralizarse por el fuerte susto que le dio Niurka Marcos, ahora se volvió tendencia por el tremendo beso que le dio a exintegrante de 'Acapulco Shore'.

Todo sucedió en el reality show en el que participan, donde como cada fin de semana organizaron una fiesta, sin embargo, todo cambió de manera radical cuando los invitados empezaron a pedir un beso de tres, y aunque eso no sucedió, el viral momento terminó siendo protagonizado por el influencer y la conductora peruana.

Por supuesto que el tremendo beso no pasó desapercibido por algunos famosos como Salvador Zerboni, Ivonne Montero, Brenda Zambrano, Osvaldo Ríos, Eduardo Rodríguez, entre otros, quienes además de aplausos y gritos, bromearon en que a partir de entonces, Laura Bozzo sería ‘sugar mommy’ de Potro, y es que el exintegrante de 'Acapulco Shore' tiene apenas 28 años, mientras que la presentadora está por llegar a los 70 años.

¿Cuál es el origen de la frase ‘¡Qué pase el desgraciado!’?

Además de protagonizar uno de los momentos más virales, Laura Bozzo destapó el origen de su famosa frase ‘¡Qué pase el desgraciado!’, asegurando que jamás imaginó el impacto que tendrían sus palabras a nivel mundial.

“Eso fue porque (el hombre) tenía tres chicas embarazadas, de 16 años… bueno, una de 15, otra de 16 y una de 17, y las tres estaban embarazadas del mismo imbécil; entonces, las tres me contaron su historia y cuando lo hice pasar, me salió del alma el grito… te juro que casi lo agarro a patadas al desgraciado”, aseguró.

Finalmente, Laura Bozzo indicó que, pese a que en Perú había más libertad de expresión para hablar en televisión, al adquirir popularidad en otras partes del mundo comenzó a encontrarse con restricciones. Sin embargo, enfatizó que no se arrepiente de haber creado su icónica frase ‘¡Qué pase el desgraciado!’.