Lety Calderón confiesa que por la fama perdió el piso: “En algún momento dije, basta de autógrafos”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz también reveló qué personaje de telenovela la hizo cambiar de actitud y acercarse más a sus seguidores

Leticia Calderón es una de las actrices más destacadas del mundo del espectáculo, pues a lo largo de su carrera no sólo ha hecho telenovelas, sino también cine y teatro. Sin embargo, sus inicios en el medio no fueron sencillos, pues la actriz tuvo que enfrentarse a la fama desde los 14 años, lo que en su momento provocó que perdiera el piso.

Fue en una transmisión en vivo de su perfil oficial de Instagram que la estrella de televisión se sinceró con sus fans, admitiendo que durante su ascenso a la fama llegó a disgustarle que le pidieran fotos o autógrafos.

“Yo empecé muy chiquita, a los 14 años, a trabajar; era una telenovela tras otra, una tras otra… y llega un momento en que pierdes la dimensión de a dónde estás llegando, de a quiénes estás llegando y de qué manera estás llegando, y pues sí, en algún momento yo dije: ‘ya basta de autógrafos, ya basta de todo esto, me voy a dedicar más al trabajo’, y no veía más nada”, relató.

Aunque la actriz no reveló más detalles de este episodio, sí indicó el momento en que “aterrizó”, precisando que fue en 1997, mientras grababa la telenovela ‘Esmeralda’, que entendió el alcance de su trabajo como actriz.

“Cuando tuve la oportunidad de viajar y conocer a los niños invidentes, conocer otros lugares maravillosos (…) y ver la emoción que les causó conocer a Esmeralda (su personaje), me dieron una cachetada así de ‘hey, hay mucha gente que te está viendo, que te está siguiendo’”, agregó.

Fue precisamente esta anécdota la que le hizo a Leticia Calderón cambiar por completo su actitud y acercarse más a sus seguidores, con quienes hasta hoy, trata de estar en constante contacto a través de las redes sociales.

“Nunca más he vuelto a negarme a un autógrafo, a una sonrisa, a olvidarme que yo también paso momentos tristes o enojada, o de desesperación o de prisa, y me detengo mucho a decir ‘ellos no tiene la culpa’, y por supuesto que no saben por el momento que uno está pasando”, remató.