Pablo Montero protagoniza fuerte pelea con su exesposa por un comedor ante el llanto de sus hijas

El actor también le pidió a su exmujer que acatara el dictamen del juez sobre las visitas de sus pequeñas
Por: Valeria Contreras N.
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El pleito entre Pablo Montero y su exesposa Carolina Van Wielink quedó al descubierto al darse a conocer una serie de videos en los que la hoy expareja protagoniza una fuerte pelea, frente a los ojos de sus hijas, por un comedor, hecho que los volvió tendencia.

En las imágenes, se observa que el cantante ingresó a la fuerza al inmueble en el que habitan sus pequeñas y Van Wielink en la Riviera Maya para exigir que le devuelva el comedor que él le regaló tiempo atrás luego de su divorcio, el cual aseguran se dio por bienes separados.

“Por favor salté de mi casa es propiedad privada, me estás amenazando con golpear a mi novio, te puedes salir. Tengo invitados de las niñas… Espera a las niñas afuera. Se quiere llevar el comedor tu papá”, se escucha que Carolina Van Wielink le dice a Pablo Montero, quien se limitó a exigir sus pertenencias.

“¿Me puedo llevar mi comedor?... Este comedor es mío, ¿me lo puedo llevar? Sí porque esa silla es para que se siente Carito. No (tu novio), él que se siente donde él quiera, pero ese es tu lugar”, indicó el cantante.

Dos niños y dos niñas: Conoce en fotos a los cuatro hijos de Pablo Montero

Ante el pleito entre sus padres, la hija de Pablo Montero les suplica que dejen de pelear, sin éxito alguno: “Pero ya no peleen, por favor”. No fue la única súplica que la pequeña lanzó, en otro video se observa que el cantante le pidió a su exesposa que respetara el acuerdo de visitas que estipuló el juez, sin importar que fuera su cumpleaños.

“Hoy es el cumple de mi mamá y lo quiero pasar con ella… Es que es el cumple de mi mami”, se escucha a la menor decir desesperada y al borde del llanto.

Pese a la petición de su hija, Pablo Montero le pide a un miembro de la autoridad que lea parte de la sentencia para que su exesposa sepa que ese fin de semana las niñas tenían que estar con él: “En la sentencia solo se hace mención que es el primero y tercer sábado de cada mes y el quinto sábado si lo hay en el mes… Este es el primer fin de semana y me toca a mí”.