Paul Stanley recuerda la dura infancia que vivió por la ausencia de su papá: “no sabían que existía”

facebook

twitter

whatsapp

Email

El conductor de ‘Hoy’ recordó que hubo navidades en las que ni siquiera se pudo comunicar con Paco Stanley

Como pocas veces, Paul Stanley abrió su corazón y habló sobre la dura infancia que pasó por la ausencia de su papá, Paco Stanley.

A través de una sentida entrevista que le hizo Yordi Rosado, el conductor del programa matutino ‘Hoy’ contó que sus medios hermanos no sabían de su existencia, por lo que en ocasiones le resultaba difícil comunicarse con su padre, quien fue asesinado hace más de dos décadas.

"No sabían que existía. Fue bien difícil. La verdad ese tipo de infancia fue un pedo. Yo quería hablar con mi jefe, sabía su celular. Recuerdo una Navidad que le marco, me contesta y le digo 'hola, papá', y madres me cuelga", reveló.

Pese a los tragos amargos que tuvo que pasar, el también presentador de ‘Miembros al aire’ destacó la emoción que le provocaba los encuentros con el también humorista. "Era una ansiedad, unas mariposas en el estómago por ver a mi jefe. Ya cuando lo veía era una emoción indescriptible".

Aseguró que, aunque nunca guardó ningún tipo de resentimiento o reproche, no podía evitar sentir molestia de no poder disfrutar de la compañía de su papá como lo hacían sus medios hermanos. Además, contó que días antes del asesinato de Paco Stanley le escribió una carta en la que le hacía saber su sentir.

"Le escribo una carta, me acuerdo que puse 'algún día te vas a dar cuenta que todo este tiempo pudiste haber aprovechado, pero te vas a dar cuenta y va a ser demasiado tarde', y a la semana matan a mi papá".

Sobre el último encuentro que tuvo con su papá, Paul recordó que le notó una tristeza enorme y que además de hablar sobre la herencia que le dejaría le dio instrucciones claras sobre el cuidado de su mamá.

"Fuimos a comer con él y en la plática, mi jefe traía una tristeza, traía algo. Se echó unos tragos, se puso a llorar y me dijo 'yo un día me voy a ir y te voy a dejar algo, solamente quiero que sepas que lo que te deje quiero que lo dupliques y lo multipliques, pero que nunca te olvides de tu mamá porque tu mamá es una gran mujer y las mujeres te cambian'. Se le sale una lágrima y me dice ‘esa lágrima es para ti’”.