Rafael Amaya reaparece y habla por primera vez de sus adicciones: "Las drogas son la muerte”

Luego de dos años alejados del medio, el actor dio sus primeras declaraciones sobre cómo logró superar los excesos del alcohol y las drogas
Por: Paulina Flores
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El primer episodio de El Señor de los cielos en el que 'Aurelio Casillas' muere fue la última vez que sus fans pudieron verlo en pantalla, aunque su ausencia en el medio del espectáculo venía de tiempo atrás (2018), ahora, después casi dos años sin das una declaración, Rafael Amaya reapareció para dar su testimonio.

Las adicciones figuraron siempre entre las muchas hipótesis que rodearon su repentina desaparición, mismas que no estaban alejadas de la realidad. Así lo confirmó el actor de 43 años, quien ofreció a la revista People en Español la más franca de sus entrevistas.

En la edición digital, Amaya reconoció que estuvo cuatro meses en rehabilitación en una de las clínicas del boxeador mexicano Julio César Chávez luego de que las malas compañías, la fama y los excesos con el alcohol y las drogas lo hicieron tocar fondo.

"Estaba resentido por cosas muy personales y poco a poco me fui sumergiendo en el fango oscuro del alcohol y las drogas. Estuve viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber. Estuve mucho tiempo solo, haciéndole mucho daño a mis seres queridos, a mis amigos, a mis compañeros y al público también", declaró.

El actor de películas como 'Sin memoria' y 'Amor letra por letra' confesó que permaneció aislado en varias ciudades de Europa, Centro y Sudamérica por problemas psicológicos, de los que no quiso dar detalles, hasta ocho meses atrás que su familia, su amigo Roberto Tapia y el boxeador mexicano lo convencieron de volver y someterse a un tratamiento.

En fotos: Mira la transformación de ‘Aurelio Casillas’ en ‘El señor de los cielos’

"Siempre estaba escondido entre la gente, siempre me ponía gorras, me ponía mucha barba, estuve en muchos lados. Ahora que estoy viendo la luz otra vez, ya mi vida tiene sentido", recordó.

Amaya reconoció que en el fondo era él quien pedía a gritos ayuda porque se sentía solo y los sentimientos de que su vida no valía y de que elegir la actuación como su profesión había sido un error no paraban de atormentar su cabeza.

"Fue hace ocho meses. Fue un proceso oscuro, me estaba deteriorando lentamente. Simplemente quería que pasara el tiempo, no tenía rumbo fijo, no tenía fe".

Sobre los motivos que lo llevaron a perderse, Amaya reconoció que se dejó influencias por lo que la gente quería ver de él: cómo querían que hablara, que se vistiera. Sin embargo, dejó claro que no los responsabiliza: "Tuve ese problema y soy un ser humano, no soy un robot. Me dejé llevar por el alcohol, las banalidades, los excesos, viví una vida de excesos. Y si no hubiera sido por mis compañeros y la clínica, no hubiera podido salir adelante".

Rafael Amaya dijo que espera que su testimonio tenga el alcance suficiente para que, personas que están pasando por lo mismo, puedan salir adelante. "Las drogas son la muerte, por eso quiero mandar este mensaje. Si alguien está pensando en ayudar a un ser querido, que no lo piense dos veces porque le estará salvando la vida".

Aunque no dio nombres ni detalles de las producciones con las que marcará su regreso a la pantalla, el actor aseguró que está listo para volver con el pie derecho: "Llevo veintitantos años trabajando como actor. Sí me afectó un poco la fama, la verdad, pero ahora ya empiezo con el pie derecho y con todos estos ángeles. No quiero volver a perder el amor que se me ha brindado y la fe que tengo ahorita. Hoy siento que tengo el control de mi vida en mis manos, tengo la paz en mis manos. Soy algo nuevo, volví a nacer".

placeholder
Rafael Amaya reaparece y así luce a dos años de alejarse de la televisión