Los intérpretes de música urbana se han convertido en los voceros no oficiales de una generación de boricuas.

Carlos Giusti/AP

El día que se revindicó el reggaetón y la voz de Puerto Rico se escuchó

facebook

twitter

whatsapp

Email

La música urbana de la isla se ha hecho mundialmente famosa y en el movimiento social que viven los boricuas no pudo faltar.

Luego 12 días de protestas contra el gobernador de Puerto Rico , Ricardo Roselló , la noche del 24 de julio anunció que se separaba del cargo el próximo 2 de agosto. La queja por su mal gobierno, corrupción y un chat que se filtró con más de 800 páginas de burlas hacia la oposición, comentarios homofóbicos y misóginos cansaron a los boricuas. Las multitudinarias marchas en San Juan tuvieron un elemento muy poderoso, que le dieron ritmo al movimiento que sacó a Roselló del gobierno: el reggaetón.

Importantes figuras de la música urbana como: Residente , Luis Fonsi , y Nicky Jam , entre otros, estuvieron en este movimiento ciudadano que tomó por sorpresa al gobierno de San Juan. Para la periodista boricua Frances Solá-Santiago , quien escribe para Brut México en Nueva York, relacionó la fuerza del discurso de René Pérez (Residente), la convocatoria de Bad Bunny y la figura de Daddy Yankee dieron un mensaje más allá de la fiesta y el perreo.

Los asistentes marchaban rumbo al palacio de La Fortaleza a ritmo de los mejores exponentes del reggaetón, el poder de convocatoria fue tal que la protesta se volvió un movimiento transgeneracional de identidad puertorriqueña.

“Nuestra generación ha visto como el sistema colonial en el que vive Puerto Rico no ha funcionado. Con las canciones de Residente y antes con Calle 13 han abordado siempre el orgullo de ser puertorriqueño y su autodeterminación” comentó Frances en entrevista con Las Estrellas.

Recordemos que Calle 13 estuvo censurado entre 2008 y 2012 para cualquier presentación o difusión en la capital puertorriqueña, el discurso independentista y de crítica social no fue bien recibido por el alcalde Jorge Santini, quién justificó su decisión por las expresiones inmorales de su música.

Con las estrofas de canciones populares del trap como: "Bebé yo te boté y te boté, te di banda y te solté, yo te solté, pal' carajo te mandé, yo te mandé" - de Nio García, Casper y Darell -
cientos bailaban y hacían referencia al recién derrocado Ricardo Roselló.

Bad Bunny, en su más reciente álbum lo ha llevado a confrontar a las autoridades de Puerto Rico. “La tarea política de Bad Bunny se dio muy activamente desde 2018, cuando reclamó a Roselló por la incapacidad de su gobierno en diferentes temas, algo que usualmente no se ve en el género”, recordó la perdiodista.

El origen de este sonido musical y su base importante de seguidores viene de los barrios más marginados de San Juan.

El reggaetón siempre ha presentado denuncia social de lo que ocurre entre los más pobres. Ahí está ‘Barrio Fino’ de Daddy Yankee que hace 15 años hablaba de las condiciones de los más vulnerables de la isla. En el pasado los salseros tenían una reputación de ser rebeldes y confrontar al gobierno, aunque nunca vimos algo parecido”, reflexionó Solá-Santiago.

Aunque la presencia de importantes figuras como Ricky Martin y Olga Tañón, quienes gozan de alta estima por los boricuas, tienen otro papel en este momento de la historia de la nación isleña. “Ricky Martin es una voz muy importante, se ha pronunciado por hechos en Venezuela, EU y muchos lugares del mundo. Él tomó una posición muy relevante en cuanto a la dignidad de la comunidad LGBTQ en la isla, después de la filtración de mensajes donde directamente se refieren a él de forma ofensiva por su orientación sexual”.

La nación caribeña en medio de este conflicto político-social se enfrenta a un replanteamiento de su sociedad, este movimiento no ha sido señalado por tener apoyo exterior, por lo que el pueblo boricua, con un sonido puro y duro de reggaetón está en camino a buscar su posible autodeterminación.