/323806/snapshot1560562006923.jpg
Ver video

Detrás de las cámaras del homenaje a Edith González: así se vivió el ambiente en el Teatro Jorge Negrete

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

Fans, familiares y amigos le dieron el último adiós a la actriz, quien murió a los 54 años el 13 de junio de 2019.

Tras una noche lluviosa en la Ciudad de México que hizo pensar a algunos que el cielo lloraba por la muerte de Edith González, llegó el 14 de junio de 2019, día en el que México despediría a la estrella de telenovelas con un homenaje en el Teatro Jorge Negrete.

Varias décadas atrás, ese mismo recinto había sido uno de los primeros lugares en donde el público atestiguó el talento de la actriz, cuyo último deseo fue que su cuerpo regresara al escenario, rodeado de familiares, fans, amigos y colegas de la televisión.

Algunos fans de González llegaron desde muy temprano para poder estar cerca de una de las personas que las inspiró a través de telenovelas como Los ricos también lloran, Salomé, Rosa Salvaje, entre otras.

Tal fue el caso de Irma Martínez, una mujer de la tercera edad quien llegó al lugar portando un traje blanco y cargando una cartulina en la que se podían apreciar algunas fotografías de la estrella, un poema que le dedicó y un autógrafo que le había plasmado hace 15 años y aún conservaba .

“Yo la fui a buscar a Plaza Galerías cuando tenía una depresión, una crisis en mi vida. Fue una persona tan linda, de gran corazón, muy educada y bien vestida. Eso me sirvió de incentivo para comprender que las que estamos acá del pueblo, nos podemos inspirar con las que están más arriba y son un ejemplo humano y artístico”, dijo a Las Estrellas.

Pasadas las 11 a.m., llegó el cortejo fúnebre en el que se encontraba el cuerpo de Edith. Enseguida, decenas de personas rodearon la carroza fúnebre, seguida de la camioneta en la que viajaba el viudo de la actriz, Lorenzo Lazo. El tumulto de la prensa por obtener una imagen o tener alguna declaración de Lazo fue tal, que hizo que la camioneta rompiera una de las puertas del Teatro Jorge Negrete.

Simultáneamente, en la calle Ignacio Manuel Altamirano, la madre de la actriz, Ofelia Fuentes, llegó en un vehículo negro, custodiada por un fuerte circulo de seguridad y portando lentes oscuros. Pese a la insistencia de los medios de comunicación, no dio ninguna declaración.

Tras esto, el Teatro Jorge Negrete comenzó a llenar sus butacas. Las primeras filas fueron ocupadas por familiares de la difunta actriz y figuras de la actuación, como Vanesa Bauche, Lorena Velázquez, Patricia Reyes Spindola, Laura Zapata, Wanda Seux.

El escenario levantó el telón para mostrar en su centro el ataúd de la actriz rodeado de seis fotografías y varios arreglos florales blancos. Un mariachi irrumpió en el lugar para interpretar la canción “Cielo rojo”.

Bauche destacó la labor que la actriz realizó en la Asociación Nacional de Actores (A.N.DA.), donde Edith creó la comisión juvenil. Por su parte, su hermano, visiblemente afectado y quien en no quería subir al escenario, tomó valor para compartir que desde que eran jóvenes, González se interesó por buscar crear un cambio en la sociedad.

“Íbamos al Museo de Antropología o al Estadio Azteca en peseras, de aventón... en aquel tiempo se podía ir de aventón. En todo eso, hablábamos sin que fueran clases rígidas de cómo veíamos lo que veíamos, de si había injusticias, de cómo alguien estaba en un palco y alguien tenía que recoger del bote de basura un pedazo de pepino podrido para poder sobrevivir (…). Ese humanismo tomó su propio camino”.

Hubo una pausa en la ceremonia para dar paso a dos de las integrantes de Pandora, Isabel y Mayte, quienes interpretaron “Si nos dejan”. Una a una desfilaron figuras del entretenimiento para rememorar sus mejores momentos con la actriz. Paulette Hernández, Jesús Ochoa, Daniel Altamira, entre otros, coincidieron que González era una persona amable y de buen corazón que, a medida de sus posibilidades, siempre buscó el bienestar común.

Ofelia Fuentes subió al escenario y tomó fuerza y dijo: “Se me murió mi niña, pero me quedó mi pueblo México”.

Así fue como entre aplausos, música y porras se dio paso al público para que pudiera despedirse de la estrella de los melodramas más emblemáticos de nuestro país como Corazón Salvaje y Bianca Vidal.

RECUERDOS DE TELENOVELA

Raymundo Capetillo fue uno de los actores que recordaron cómo fue trabajar con Edith González en la telenovela Ambición, de 1980.
“La conocí desde adolescente, cuando tenía 15 años y comenzaba a trabajar en casa, Las Estrellas. Tuvimos la oportunidad de hacer pareja desde entonces. Era en blanco y negro, fue la primera telenovela que se dobló al chino”.

Este clásico de Valentín Pimstein fue protagonizado por Julieta Bracho y Rafael Baledón.

Laura Zapata recordó que con Edith recordó ser una gran villana. “Hicimos la telenovela de Rosa Salvaje juntas. Ella y yo hacíamos complot para quitarle a la protagonista a mi hermano, que yo quería que se casara con ella, quien era Leonela”.

La actriz destacó que una de las cosas que más admiró de ella fue que “hasta el último momento que pudo y tuvo fuerza, ejerció su profesión”.