Edith González

Televisa

“Sueña alto y no te pongas techos de cristal”: Así fue la inspiradora vida de Edith González

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

Esta es la historia de vida de Edith González, la actriz mexicana que destacó por su talento, humor, inteligencia y amor por la vida.

Edith González creyó que el rumbo de su vida profesional se trazó desde el nombre de la escuela donde cursó su educación primaria: el Colegio William Shakespeare, nombrado en honor al dramaturgo inglés y ubicado en Monterrey, Nuevo León, ciudad donde nació el 10 de diciembre de 1963.

Durante su niñez, la actriz confesó que su mayor influencia no era su mamá, Ofelia, sino su hermano, Víctor Manuel, 12 años mayor que ella y Efraín, su papá, a quien hasta su último día admiró por haber enfrentado el cáncer como años después lo haría ella.

“Si mi papá pudo, yo puedo”, recordó en febrero pasado la actriz en el programa Un Nuevo Día. Cuatro meses después, el 13 de junio de 2019, la actriz moriría a los 54 años a causa de una recaída del cáncer de ovario que especialistas le habían diagnosticado en 2016.

“Mi papá era profundamente creyente de la Virgen de Guadalupe, le gustaba el béisbol, el futbol americano, escuchaba a Caruso y Lily Pons; por mi hermano escucho a Rollings Stone, Beatles, Door y Jimmy Hendrix… contrastante, por eso la gente no entiende mucho quién soy yo”, dijo en entrevista con Gustavo Adolfo Infante en 2012.

Un día, cuando era niña, Edith jugaba a las muñecas cuando escuchó que una amiga de su mamá decía que tenía pinta de actriz. La amiga sugirió que la llevaran al programa Siempre en Domingo. En 1971, asistieron al programa y fue así como, formando parte del público, la actriz fue descubierta.

“Estaba yo aburriéndome como loca y necesitaban a una niña rubia de ojos azules para hacerla de la hija de Rafael Baledón y Martha Ruth para un programa que pasaba el domingo. Llegaron y pidieron permiso a mi mamá y se los sorraja (entrega) en los brazos de estos cuates que quien sabe quiénes eran”, recordó en el programa En compañía de...

Durante su juventud, Edith viajó por el mundo y estudió artes en Europa. En París, se formó en el Centro de danza Du Marais, estudió inglés e historia del arte en la Universidad de Sorbona y jazz en Gran Bretaña.

Tras esto, hizo papeles para televisión cultural antes de regresar a Televisa.

Los Miserables marca mi vida, porque lo hice cuando tenía 7 u 8 años y, porque si hay un texto justiciero en esta vida, es el texto de Víctor Hugo”, dijo en tal entrevista.

Más tarde hizo la telenovela Los ricos también lloran (1979) de la cual recordaba que le cambiaron varias veces el tono de cabello: de rubio a oscuro y viceversa. A este melodrama le siguió Soledad (1980), para después llegar Bianca Vidal en 1982, la cual representó el primer protagónico en su carrera y destacó por ser el primer producto en ser vendido en China.

Actuó en Sí, mi amor (1984), Monte Calvario (1986); Flor y canela, (1988) y En carne propia (1990).

El actor Omar Fierro, quien fue su compañero en Monte Calvario, recordó a la actriz como una mujer única en entrevista para Televisa Digital: "Estuvimos hace 35 años en Monte Calvario. Hicimos una gran amistad. Estuvimos en Morelia y Uruapan, estábamos en locación. Te vas tres meses, te hermanas con la gente, porque al final del día desayunas, comes y cena con todos. Una gran actriz, una mujer guerrera enfrentó estoicamente su enfermedad. Un beso grande hasta donde esté".

El primer papel de Edith González como villana fue en Rosa Salvaje (1987), protagonizada por Verónica Castro. González abandonó la telenovela a la mitad de la historia.

“No había problema con ser antagónica de Verónica, lo que estaba gacho (feo) es que ya te habían subido y vas para atrás. También hubo experiencias no gratas, no había el trato humano que debía y renuncié. No iba a aguantar una humillación, entonces la gente piensa que me sacaron, pero no”, explicó en 2012 para Televisa San Luis Potosí.

Su papel más icónico llegó en 1993 cuando interpretó a 'Mónica' en Corazón Salvaje al lado de Eduardo Palomo, quien interpretó al famoso 'Juan del Diablo'. Fue una historia diferente en la que no había triángulo amoroso, la química entre los actores era notabe y el papel la catapultó a nivel internacional.

"Antes de entrar a escena, todo el tiempo nos besuqueábamos Eduardo y yo. O sea, no andábamos, pero era un gozo y un placer besuquearnos", dijo la actriz en el programa La Historia detrás del mito.

En octubre de 1997 llegó otro papel que la consolidó en la escena teatral en México: Aventurera, bajo la producción de Carmen Salinas.

“Fue la mejor Aventurera”, recordó Salinas al programa Hoy, en donde narró que debutaron en el Salón Los Ángeles.

En 2001 la actriz interpretó a la protagonista de Salomé, otra de las telenovelas que más disfrutó hacer. “A las niñas de tres años les encantaba. Llegaban las mamás y me decían: ‘mi hija baila como Salomé’ y se ponían a mover sus manitas y a dar la vuelta”, recordó en el programa Momentos de Telenovela.

En 2004 protagonizó Mujer de madera, del productor Emilio Larrosa. Sin embargo, abandonó la telenovela a los tres meses debido a su embarazo y fue sustituida por Ana Patricia Rojo. El 17 de agosto de ese mismo año nació su hija Constanza.

Mundo de Fieras (2006), Palabra de Mujer (2007), Doña Bárbara (2008) y Camaleones (2009) la ratificaron como una de las estrellas más destacadas de los melodramas en el mundo.

El 24 de septiembre de 2010 Edith González contrajo matrimonio con el empresario Lorenzo Lazo Margáin en templo de La Enseñanza, en Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, en el corazón de la Ciudad de México.

“Lorenzo y yo planeamos todo. Una boda sencilla, pero no simple. Una boda en su sentido más fundamental. Porque pienso que la riqueza debe estar en los novios, en dos personas que se aman, en los amigos, que vienen para estar contigo y compartir un momento de tanta felicidad. La fuerza del evento debe de estar en el ser humano”, dijo González a la revista Hola.

En agosto de 2016, tras estelarizar Eva la Trailera, Edith anunció en redes sociales que había sido diagnosticada con cáncer de ovario.

“Tuve la conciencia de abrazar mi enfermedad, mi situación con amor porque eso fue lo que viví. Mi papá murió de cáncer y yo siempre lo vi alegre, amoroso, tierno, sin preguntarse '¿Por qué a mí?', simplemente asumiendo su enfermedad de la mano de la ciencia, combatiéndola, pero con mucho amor”, dijo en entrevista para Don Francisco en 2017

En este proceso, tanto su esposo Lorenzo como su hija Constanza estuvieron con ella.

“Él se ha mostrado muy fuerte. Su primera esposa murió de cáncer, pero él lo está viviendo con una gran fortaleza. Es un hombre de creencias muy profundas. Lorenzo es inteligente. Y no sólo poseedor de una gran inteligencia intelectual, también emocional”, dijo a ¡Hola! México en junio de 2017.

“Un reconocimiento muy grande para mi pequeñita, para Constanza. Ha sido una niña que cuando se le dijo que tenía cáncer, la niña durante tres semanas se durmió a los pies de mi cama y no abandonó a su mamá. Es la cereza del pastel de mi vida”, expresó en el programa de Don Francisco en junio de 2018.

En junio de 2017 Edith González informó en un emotivo video publicado en sus redes sociales que estaba en remisión. A partir de ese momento se sumó a varias campañas de concientización e incluso, se animó a descubrirse la cabeza con orgullo para crear consciencia sobre la importancia de la temprana detección.

Desde finales de 2018, Edith regresó a los escenarios con la puesta Entre mujeres junto a Cecilia Gabriela, Issabela Camil, Alma Cero, Ana Bertha Espín y Azela Robinson. A la par, preparaba un proyecto con Arturo Peniche, el cual dejó inconcluso tras su muerte.

“Teníamos un proyecto en puerta: una obra de teatro que iba hacer. Ella y yo tuvimos sesión fotográfica el año pasado, la vi muy animada, la vi muy guapa, la vi peloncita. Yo le decía que se le veía ese look se le veía muy bonito. Ella estaba muy entusiasmada. Lo siento mucho en el alma, en el alma lo siento”, dijo el actor.

La mañana del jueves 13 de junio, el mundo espectáculo latino se estremeció cuando se confirmó la noticia de su muerte. La primera en dedicarle unas palabras fue su amiga Leticia Calderón.

“Me agarró de sorpresa. Iba rumbo al trabajo y unas compañeras actrices me avisaron y pues me cayó de sorpresa y me afectó mucho, porque la última vez que la vi fue el año pasado. Estaba muy bien, festejamos verla tan guapa y bien.

“Yo la conozco desde hace mucho tiempo, trabajé con ella en Bianca Vidal, yo salía de extra, luego en Monte Calvario, hice cuatro capítulos, nada más, pero nos veíamos en proyectos de la empresa Televisa y nuestra amistad se reforzó cuando nacieron nuestros hijos, teníamos tema de qué platicar. Hace unas semanas estuvimos chateando bastante tiempo, nos reíamos y quedamos de vernos para comer, le dije que en cuanto tuviéramos tiempo 'te hablo y nos vemos'”, dijo a Televisa Digital.

La productora Rosy Ocampo también lamentó esta noticia. “Yo tuve la fortuna de trabajar con ella. Puedo decir que era una persona que siempre reflejaba su amor a la vida. Fue todo un gusto colaborar con ella, fue una magnífica persona y una gran actriz, su talento era evidente, prueba de ello es la exitosísima carrera como actriz que logró forjar. Además, es admirable la actitud y la fuerza que tuvo frente a su enfermedad. Haber luchado contra una enfermedad tan fuerte la convierte en una guerrera de vida. El mundo del espectáculo está de luto por la pérdida de una talentosa estrella y estoy segura que el legado que nos deja será recordado para siempre”, dijo Ocampo a Televisa Digital.

Al reflexionar sobre su carrera en su última entrevista para Telemundo, Edith González invitó a la gente a soñar más: “Me considero exitosa, pero creo que pude tener más éxito y esto es un consejo para todo mundo: sueña muy alto y no te pongas techos de cristal. No puedo más que abrazar mi pasado, abrazar mi presente y esperar tener un futuro muy largo y vivirlo con paz, amor, alegría y buena onda”.

Mira este video donde repasamos las telenovelas de Edith González: