Gabriel Soto desmiente a Geraldine y afirma que romance con Irina Baeva no afecta a sus hijas

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

El actor se refirió a las declaraciones de su exesposa, quien detalló que terminó con Santiago Ramundo por el bienestar de sus hijas

Hace unas semanas, Geraldine Bazán reveló que sus hijas acudían a terapia tras separarse de Gabriel Soto, ya que estaban sus hijas, sobre todo su primogénita Elissa, estaban afectadas porque el actor tenía un romance con Irina Baeva. Sin embargo, tras las declaraciones de su exesposa, el actor habló al respecto y lo negó todo.

De acuerdo con el periódico Reforma y Univision, el protagonista de telenovelas indicó que sus pequeñas, Elissa Marie y Alexa Miranda, están en perfecto estado y no se han visto afectadas por su nueva relación amorosa.

“Mis hijas están perfectamente bien. Nada más que decir”, sostuvo Gabriel Soto, quien evitó profundizar más en el tema y prefirió destacar que pese a sus arduos compromisos de trabajo, les dedica el mayor tiempo posible a las pequeñas.

“Vinieron el fin de semana pasado, estuvieron conviviendo y se llevaron súper bien con todos los actores, incluso con las que serán mis hijas en el proyecto”, enfatizó el actor.

Y es que hace unas semanas, Geraldine Bazán indicó que terminó su breve noviazgo con Santiago Ramundo debido a que no deseaba interferir en la evolución de sus hijas, quienes por el momento son lo más importante de su vida y las cuales estaban, supuestamente, estaban afectadas por ver a sus padres con nuevas parejas.

“El terapeuta nos dijo eso, que para ninguna de las dos, pero sobretodo para Elissa, no estaba siendo nada fácil y que para ella era muy difícil aceptar y entender que sus papás tuvieran otras parejas. De mi parte yo trato de hacer lo mejor, ya habrá tiempo en que yo pueda tener una pareja”, afirmó.

Gabriel Soto comenzó su relación amorosa con Irina Baeva en septiembre de 2018, cuando todavía seguía casado legalmente con Geraldine Bazán, quien cinco meses después confirmó la infidelidad de su exesposo con la actriz rusa.