Ingrid Martz revela que una cachetada de telenovela le zafó la mandíbula: ‘Es probable que me opere’

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz detalló que el incidente le dejó problemas para hablar y comer

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Ingrid Martz comenzó su carrera en la pantalla chica a finales de la década de los 90 y su primera telenovela fue ‘Preciosa’, al lado de Irán Castillo. Ahora, la actriz recordó dicho melodrama y la fuerte cachetada que le dieron durante una escena y la cual provocó que le zafaran la mandíbula.

Durante un en vivo en el canal TLNovelas, la estrella de ‘Corazón Indomable’ detalló que el impactó fue tan fuerte que hasta la fecha todavía tiene secuelas para comer y hablar, por lo que muchas personas creen que tuvo parálisis facial.

“Mucha gente me escribe para preguntarme si tuve alguna parálisis facial o si tuve algún problema en la vida porque de pronto yo hablo medio chueco, o sea mi quijada hace como un poco así cuando hablo y la razón de esto es por una cachetada que me dieron en la primera telenovela que hice, que se llamó ‘Preciosa’, justamente ahí salí de pareja con Osvaldo Benavides. En esa telenovela me dieron tremendo cachetadón que me zafó la mandíbula”, detalló.

Ingrid Martz indicó que desconoce qué fue lo que pasó, porque ese tipo de escenas se ensayan, pero que tras meditarlo muchos años, tomó la decisión de corregir el incidente y se someterá a una operación para arreglar su mandíbula.

“No sé exactamente qué paso, pero desde entonces hablo chueco, a veces cuando estoy comiendo a la hora que abro la boca no puedo abrirla, o sea la tengo que cerrar, como reacomodar y volverla a abrir. Cuando todo esté más tranquilo, tengo que buscar a un doctor y ver qué se puede hacer, es muy probable que me opere para que vuelvan a regresar la mandíbula a su lugar”, precisó.

La actriz , quien también formó parte de ‘Antes muerta que Lichita’, afirmó que desde esa vez ella trata de no dar las cachetadas en sus escenas de telenovela, porque sabe que pueden afectar de por vida al actor.

“Creo que las cachetadas no son tan buena idea. Hay muchos directores que no están de acuerdo con ellas y se truquean muy bien y se hacen exactamente igual de bien y de profesionales que si te la dieran, entonces a mí la verdad cuando me dicen de dar una cachetada trato de hablar con el director y convencerlo de no darla, si se tiene que dar pues se da, pero yo prefiero no lastimar porque en verdad una mal cachetada te puede lastimar como me lastimó a mí que tengo la mandíbula chueca desde hace muchísimos años”, detalló Ingrid Martz.