Jaime Camil habla de la depresión que sufrió y de cómo llegó a protagonizar La Fea Más Bella

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor relató los difíciles momentos que vivió antes de protagonizar ‘La Fea Más Bella’, en 2006

Con la sinceridad que siempre lo ha caracterizado, Jaime Camil habló de los momentos más difíciles que vivió a causa de una fuerte depresión, así como de su participación en ‘La Fea Más Bella’, telenovela que protagonizó en 2006 junto a Angélica Vale.

Fue durante una entrevista con Montserrat Oliver y Yolanda Andrade que el actor recordó el episodio de su depresión, que más tarde, lo llevó a protagonizar una de las telenovelas más exitosas de México.

“Me pasó todo, lo peor… cuando estaba viviendo en Nueva York, iba a hacer una obra en Broadway y se canceló. Estaba yo muy triste, tristísimo, yo ya me veía como el Fantasma de la Ópera (…) y se cancela la obra de Broadway y digo ‘madres’. Si quieres un ejemplo de cuando se cierra una puerta y se abre otra, es esto. Se cancela la obra y yo deprimidísimo en mi departamento en Nueva York (…) Tuve un momento de duelo (…) Te deprimes, te sientes mal, te cuestionas”, contó a las conductoras de Montse & Joe.

Sin embargo, reveló que cuando más triste se encontraba recibió la llamada de un director, quien lo invitó a participar en el casting de La Fea Más Bella. Ilusionado por la oportunidad, Jaime Camil relata que de inmediato quiso saber todos los detalles, cuando le dijeron que “era la cuarta opción”.

“Me habló Ernesto Bretón, que en paz descanse (…), y me dice ‘wey, eres nuestra cuarta opción para un remake de una telenovela colombiana que se llama Yo Soy Betty La Fea’. Y yo, ‘va, wey, ¿cuánto pagan?’. 'No, no, no wey, no me entendiste, eres nuestra cuarta opción (…) o sea, otros tienen que decirnos que no y cuando estos tres nos digan que no, entonces, vas tú’”, relató.

Finalmente, Jaime Camil destaca que gracias a que sus compañeros rechazaron participar en el remake de Yo Soy Betty La Fea es que él obtuvo el papel, convirtiéndose en uno de los personajes que más satisfacciones le ha dejado en su carrera. “Nadie aceptó, gracias a Dios, y yo acepté; lo demás ya es historia”, puntualizó.