Mauricio Ochmann recuerda cuando estuvo en clínica de rehabilitación por problemas con el alcohol

El actor también recordó los episodios de bullying que sufrió en la escuela por su proceso de adopción
Por: Elizabeth González
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Con la transparencia que siempre lo ha caracterizado, Mauricio Ochmann hizo una desgarradora confesión sobre su alcoholismo al revivir los complicados episodios que pasó en su infancia, situación que lo llevó a internarse en una clínica de rehabilitación en su adolescencia.

Fue en una entrevista que ofreció en 2018 a la periodista Mara Patricia Castañeda y que en las últimas horas nuevamente ha tomado relevancia en medios de comunicación, que el actor revivió parte de su historia de vida.

“La infancia y la adolescencia estuvo difícil, había muchos esqueletos y fantasmas adentro. La verdad es que ahí como a los 8 años se me cruzó una cerveza enfrente y para todo este mundo interior que estaba viviendo fue como de perlas porque como que amortiguaba el dolor interior”, contó.

La historia de Mauricio Ochmann sobre su infancia: de su adopción a los problemas con el alcohol

De acuerdo con el exesposo de Aislinn Derbez, fue hasta que cumplió 28 años cuando tocó fondo, situación que lo hizo pedir ayuda y más tarde, ingresar a una clínica de rehabilitación.

“Tuve que levantar la mano y pedir ayuda porque estaba ya en un camino de excesos y de una muerte lenta inconsciente, pero algo dentro me decía: ‘Este no eres tú, esto no es por aquí’, pero me duró hasta los 28 años, una adolescencia tardía y a los 28 ahí fue cuando levanté la mano y pedía ayuda (...) Me fui y me interné a una clínica”, señaló sin dar más detalles.

Asimismo, habló de los dos procesos de adopción que enfrentó debido a la separación de sus padres.

“Me da en adopción mi madre biológica y una pareja de mexicanos, que estaban viviendo allá (Washington D.C), pues me adoptaron allá. Ellos se divorcian cuando yo tenía como año y medio y mi mamá me trae a México. Crezco entre Querétaro y Celaya (…) Ahí fue otro proceso de adopción y entonces el Ochmann es de mi segundo papá adoptivo que ya a los 11 años se legalizó. Entonces el primer padre que yo lo dejé de ver cuando era chiquito, finalmente se dio el apellido, porque primero yo era Sánchez y ya después era Ochmann”, explicó.

placeholder
Mauricio Ochmann exhibe a Kailani como casi nunca: jugando futbol y corriendo por el set de grabación

Mauricio Ochmann finalmente señaló que fue precisamente esta confusión con sus apellidos lo que lo llevaron a sufrir episodios de bullying en la escuela por parte de sus maestros y compañeros, que al final también repercutirían en su problema con el alcohol.

“Los maestros se burlaban de mí y los compañeros. Sí, sufrimos bullying, pero para mi fortuna la directora de la escuela acababa de adoptar, entonces se enteró del relajo y dijo: 'Déjenlo que se ponga como quiera, que se llame como se quiera llamar', entonces ahí como que paró”, concluyó.