Paola Rojas se quiebra y entre lágrimas revela difícil pasado

La periodista como pocas veces se sinceró sobre una experiencia pasada
Por: Paulina Flores
Lead
Mezcalent
Paola Rojas se quiebra y entre lágrimas revela difícil pasado
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Con una personalidad fuerte innata que la caracteriza, Paola Rojas, sincera, se dejó ver como pocas veces con lágrimas en los ojos durante el más reciente programa de Netas Divinas donde con un contundente mensaje alzó la voz para acabar con la violencia digital.

En un programa dedicado a hablar sobre este tema, la periodista recordó uno de los momentos más difíciles de su pasado, dejando como sentencia una frase que que dejó a sus compañeras de conducción Natalia Téllez y Daniela Magún con un nudo en la garganta: "La violencia digital lastima en la vida real".

La también conductora no pudo contener las lágrimas al sincerarse sobre cuánto la afectó la invasión no solo a su vida privada sino a su intimidad.

"Probablemente, lo que más me daño fue, justamente, la violencia digital, ¿sabes? Es como si hubiera abierto la puerta de mi cuarto, ¿no?, de mi intimidad, no es solo lo privado sino lo íntimo", compartió la conductora.

Agradeció las muestras de cariño que recibió aunque, resaltó, fue mayoría los comentarios negativos y juicios que, lamentablemente, recibió.

"Se les ocurrían muchas maneras de atravesar esa intimidad, no quiero entrar en detalles, pero es como si hubiera sido un abuso masivo, de muchas cosas, de como tocarme, fue muy brutal y tuvo implicaciones físicas (somatización), entonces, sí, la violencia digital no se queda en el mundo digital", sentenció.

Paola Rojas compartió con la audiencia y sus compañeras, que se han convertido en amigas, que aunque ha logrado avanzar en este complicado camino hay momentos en los que ha sentido flaquear, por ello, se mostró en una contundente postura.

"Sigue siendo muy fuerte, a veces siento que puedo, que ya puedo tocar el tema desde otro lugar con más distancia, pero no. No se queda el daño solo en el mundo digital, sí llega a este mundo de carne y hueso".