Sherlyn revela las dificultades que tuvo en la lactancia: "Mi miedo era no producir leche"

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz contó que terminó con el pecho moreteado de su desesperación

Aunque es más que evidente lo mucho que está disfrutando Sherlyn de la maternidad, no todo ha resultado miel sobre hojuelas durante estas dos semanas que André lleva en el mundo.

Así lo dio a conocer la actriz, de 34 años, a través de una transmisión en vivo que hizo en Instagram con la especialista en lactancia Michelle Klapp, en la que destapó las dificultades a las que se enfrentó con la alimentación de su primogénito a unos días de su nacimiento.

"Como bien saben nació pesando poquito, hubo algunas complicaciones a la hora de su nacimiento y a la hora que me dan a mi bebé y que yo esperaba que todo fuera miel sobre hojuelas pues resulta que el bebé se cansaba y quería estar dormido todo el día. Mi miedo era no poder producir leche, (dije) ‘no va a comer, cuándo va a comer mi bebé’, con muchísima angustia, no es broma, niñas y niños tenía moreteadas las bubis en mi desesperación me apretaba sin control, fatal", contó.

Recordó que, tras superar el reto de dar lactancia exclusiva, el pequeño André se volvió más demandante en su alimentación y aunque aumentaron los tiempos que tarda en darle de comer, está muy contenta con los resultados.

"André no se llena, termina de comer, pasa un ratito y otra vez y quiere más y quiere más y yo ya veía estrellitas y me dijo Mich ‘tienes un bebé gourmet, entonces le vas a dar de un lado, le vas a dar del otro, vas a esperar 15 minutos que te hagas la loca por allá y luego le das otra vez de un solo lado, como el postre’, o sea ahora dura más el tiempo de lactancia, pero la verdad ha funcionado de maravilla”.

La orgullosa mamá presumió a diferencia de otros bebés, André no sólo no perdió peso en su primera semana de nacido, sino que logró subir 400 gramos.

"Les tengo buenas noticias, regularmente cuando los bebés salen del hospital pierden peso, con nosotros era muy importante que no perdiera peso porque nació pesando 2 kilos y medio, era poquito, y aparte poquito porque mide 51 centímetros es un bebé largo, largo, largo, gracias a los consejos de Mich no solo no perdió peso, sino que ganó 400 gramos, que es un montón y yo creo que esta semana ganó un montón más".

Sherlyn contó que vivió angustiantes momentos durante el parto, por lo que se siente profundamente agradecida de poder alimentar a su hijo y verlo crecer sano y fuerte, a lo que atribuye que hasta el momento no haya pasado por la depresión postparto.

"A mí no me ha dado para nada depresión en esta etapa afortunadamente, digo llevo apenas 15 días espero que ya no me dé, no sé si venga más adelante o como funciona pero sí creo que, si de lago les sirve, aquí se los quiero compartir, el tema del agradecer o sea nosotros pasamos un susto con André y el tema de agradecer todo el tiempo que está perfecto, que está comiendo y entonces en el momento en el que empezamos a ver todo como milagro creo que es la mejor forma de mantener la tristeza, la depresión o los niveles de desequilibrio hormonales un poquito más lejos de nosotras”, dijo.

A dos semanas del nacimiento de André, compartieron a través de su cuenta oficial de Instagram, un par de fotografías en las que el pequeño posó al lado un calendario en forma de cubos que indicaron las semanas de vida que lleva el bebé en este mundo.