El General en un concierto en Miami en 2004

AP

El General lamenta que su carrera musical lo alejara de Dios

facebook

twitter

whatsapp

Email

Edgardo Franco, mejor conocido como El General, expresó en un video cómo su carrera musical lo alejó de su vocación religiosa

El General es considerado como el precursor del reggaetón por sus temas “El Meneíto”, “Muévelo, muévelo” y “Rica y Apretadita”, convirtiéndose en la sensación del mundo entero con este ritmo en la década de los noventa, el cual abandonó para dedicarse a predicar la palabra de Dios.

El canal de Youtube Boletín Teocrático –JW compartió un clip en el que Edgardo Franco, nombre real del artista, ofreció una entrevista, explicando que se hizo adicto a los aplausos, pero tras bajar del escenario sentía que le había fallado a Jehová, a pesar de haber ganado múltiples premios, incluyendo seis estatuillas Billboard y 32 discos de oro.

“El camino para volver a la verdad fue algo difícil. Cada vez que me iba a retirar, que dije ‘hasta aquí llegué’ siempre había un contrato más grande. Tuve que tomar decisiones drásticas, pero la última dije ‘no importa quién me ofrezca’, tengo que volver a Jehová porque tengo que cumplir con voto que le hice él cuando estaba jovencito”, expresó.

El General recordó que no estaba de acuerdo con la letra de las canciones, pero que le daban bebidas alcohólicas para poder hacer las grabaciones, además de que para llenar ese gran vacío que sentía comenzó a pasar tiempo en casinos y a tener “una vida de excesos”.

Franco, quien ahora tiene 48 años, lanzó su primer disco No me va a Matar en 1998, pero fue con el álbum Muévelo con El General que se volvió popular en América Latina, y tras cosechar múltiples éxitos y premios se retiró de este medio en 2004 y, según la entrevista, se dedica por completo a sus labores religiosas.