En dicho canal, en un video titulado 'Esta soy yo', Aguilar comparte su historia de vida: "Decidí empezar a estudiar Ciencias de la comunicación en la Universidad Anáhuac. A la mitad de la carrera decidí casarme, a los 21 años y de ese matrimonio tuve tres hijos: Agustín, Paulina y Mariana".

Instagram:@mariaameliaaguilar/Mezcalent

¿Por qué una mentira mata más que mil verdades?

facebook

twitter

whatsapp

Email

La psicóloga María Amelia Aguilar revela las razones por las que las mentiras pueden herir a quienes más queremos

¿Por qué una mentira mata más que mil verdades? Para empezar, porque cuando se rompe dentro de nosotros un sentimiento tan importante como la confianza, es como si algo dentro de nosotros muriera. Esto es porque una simple mentira es capaz de poner en duda mil verdades.

Y es todavía más triste y doloroso cuando los engaños y las mentiras vienen de las personas más cercanas y que más queremos. Cuando nos engañan, lo peor no son las mentiras, sino lo que se llevan consigo.

Hay personas que utilizan la mentira como algo “habitual “ y lo justifican como mentira piadosa, ya que se piensa que la verdad hará más daño que la mentira, y esto puede ser un problema psicológico grave.

“Cuando una mentira sale de tu boca, dejas de controlar parte de ella”, esto es porque las mentiras y los errores siempre tienen fecha de caducidad, porque necesitan muchas circunstancias para mantenerse "vivas".

En otras palabras, muchas veces las mismas mentiras necesitan de más mentiras para poderse seguir manteniendo.

Traicionar a las personas que te aman es uno de los actos más odiosos que pueden cometer los seres humanos. Descubrir que alguien que te importa te miente duele por el hecho de saber que no fuiste merecedor@ de la verdad, y es difícil poder perdonar esa sensación.

Una persona traicionada es más que una persona herida. Es alguien que se siente sin rumbo, que verdaderamente siente tal dolor que puede llegar a caer en una depresión total. Porque una traición solo puede venir de alguien en quien se confiaba, se amaba o tenía un valor importante en tu vida.

Superar esto lleva tiempo, pero debemos perdonarnos a nosotros mismos y poco a poco entender que quien falló fue la otra persona. De esta manera podemos hacer las paces con el mundo y volver a confiar.

Si en algún momento alguien te hace daño y te miente, no te castigues ni pienses que todas las personas son iguales, pues esto te va a traer grandes aprendizajes y así no vas a volver a caer en los mismos errores.

Además, también te va a ayudar a valorar a quienes sí han demostrado su lealtad y cariño. Recuerda todo pasa por algo e incluso lo malo es para aprender y sumar a nuestro bienestar.