"El fenómeno Bronco es mágico": Protagonistas de la serie narran los retos que enfrentaron

facebook

twitter

whatsapp

Email

Luis Alberti, Baltimore Beltrán, Yigael Yadin y Pablo Astiazarán comparten la lecciones más grandes que les dejó esta serie

Entre otros muchos retos, el actor Luis Alberti, quien intepreta a Lupe Esparza en la serie del grupo 'Bronco', tuvo que subir casi 10 kilogramos de peso para encarnar al cantante. "Al tratarse de personajes que se refieren a personas que existen, que son conocidas y con características tan específicas, naturalmente tenemos que hacer una transformación física. En lo personal, yo subí casi 10 kilos de músculo, nada más arriba, de los brazos y el pecho, y la bronceada para el tono de piel que funciona para el personaje”, cuenta.

Bronco es una de las agrupaciones más emblemáticas dentro de la música popular mexicana. Con canciones, como 'Que no quede huella', 'Sergio el bailador', 'Dos mujeres, un camino' y 'Si te vuelves a enamorar', se convirtieron en uno de los grupos predilectos en el país, tanto que finalmente su historia llegó a la televisión con una bioserie de 13 capítulos que se estrenó el pasado 24 de septiembre.

Como sucedió con Alberti, elegir a las personas que darían vida a los músicos no fue nada fácil, por ello los actores Yigael Yadin, Baltimore Beltrán y Pablo Astiazarán tuvieron que pasar por un largo proceso de casting para encarnar a Choche Villarreal, Javier Villarreal y Erick Garza, respectivamente.

En entrevista con Las Estrellas, nos relataron cómo se prepararon para esta ficción, ya que además de la transformación física tuvieron que aprender a tocar los instrumentos musicales, entre otras hazañas, para que los personajes fueran lo más parecidos posible a los músicos de la agrupación.

Pablo Astiazarán, quien da vida a Erick, aprendió el acento norteño, mismo reto que tuvieron que afrontar Baltimore Beltrán y Javier Villarreal en la ficción, además de subir varios kilitos. Aunque en definitiva, la mayor transformación la hizo Yigael Yadin, quien tuvo que subir 28 kilos. “Yo como tal no soy músico, yo no tenía noción alguna de cómo se manejaba el instrumento y había que aprender en muy poco tiempo para sacar todas las rolas”, cuenta.

La serie está basada en el libro Cicatrices de un corazón Bronco de Lupe Esparza, y fue grabada en varias locaciones como la Ciudad de México, Hidalgo, Nuevo León y Estados Unidos. Adaptar una historia que sucede en poco más de 40 años a un tiempo tan breve, en pocos capítulos, también representó un gran desafío para los escritores, que debieron rescatar y resaltar la amistad y el sacrificio que vivieron estos músicos para lograr sus sueños.

“Construir personajes complejos, que tuvieran una humanidad. Estos personajes aman, se enojan, se pelean, fracasan, lloran. Yo creo que en mi caso fue el mayor reto, humanizar este personaje en sus relaciones complejas”, dice Baltimore.

Los primeros capítulos de ‘Bronco’ ya se transmitieron en TNT y los actores han recibido una respuesta muy positiva del público. “Hemos tenido el privilegio de gozar un poquito de los seguidores de Bronco. (…) Tienen unos seguidores tan generosos, tan amorosos”, compartió Luis Alberti, mientras que Baltimore destacó que los extras quedaron encantados con su trabajo y en el último día de llamado no los dejaban ir porque todos les pedían autógrafos.

“El fenómeno Bronco es mágico, creo que eso ha sostenido a la banda por 40 años, que sigue estando vigente y que le da vida y razón a la serie que estamos haciendo. Vamos a poder compartir con la gente a través de la pantalla esa magia que es tan inexplicable y que solamente se puede transmitir a través de sus canciones y su historia”, sentencia Luis.

En cuanto a la lección más grande que les dejó trabajar en esta serie, Yigael destaca el trabajo en equipo, tanto dentro como fuera de la ficción, Pablo menciona que la música era padrísima, pero valía más por ser hecha entre amigos.

Baltimore recalca que aprendió mucho de sus compañeros, ya que Pablo tenía una forma muy natural de hablar con acento norteño y Raúl Sandoval, quien encarna a Ramiro Delgado, supo cómo adueñarse del escenario. “La capacidad de reponerse de los fracasos, el respetar quién eres, el trabajar contra tus miedos, contra el ‘no’ de una sociedad y persistir en lo que tú crees, me parece que es una lección que da Bronco”, concluye Baltimore.

Por su parte, Luis considera que fue el respeto que Bronco le tiene a su público, su pasión por la música y la humildad “que se necesita para poder agradecer la grandeza que viene de allá hacia acá (del público al músico)”.