Eiza González habla de los esterotipos de Hollywood: “El mundo me estaba definiendo"

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz también habló de lo mucho que le dolieron las críticas en los Premios Oscar 2018, cuando utilizó un vestido amarillo

Tras recibir el reconocimiento ‘International Star’, en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos, Eiza González tomó el micrófono y aprovechó la ocasión para hablar de los problemas que enfrentó en Hollywood al ser una actriz mexicana sin “rasgos latinos”.

Y es que, según dijo en su discurso, cuando llegó a Estados Unidos fue muy difícil conseguir trabajo, pues los directores estaban en una búsqueda constante de ciertas características estereotípicas, lo que también le provocó una crisis de identidad.

“Estados Unidos se convirtió en una página en blanco para mí. Estaba muy saturada de que el mundo me estaba definiendo a mí en lugar de yo misma (…) Ellos decían: ‘Es latina y habla inglés, pero no tiene la apariencia mexicana’”, expresó al recibir su premio, el cual la reconocía por contribuir a darle visibilidad al gremio latino en la industria cinematográfica internacional.

Aunque reconoce que en un principio ese ‘rechazó’ le causó un conflicto emocional, agradece que los horizontes se hayan ampliando en el cine estadounidense, pues hoy en día, se pueden ver distintas etnias en la pantalla grande.

“Ha pasado algo muy grande en el mundo, pues hay más conciencia de la diversidad, y hoy vemos a más gente de distintos colores y etnias en la gran pantalla, lo que, me abrió las puertas también a mí”, reconoció.

Durante su intervención en el Festival Internacional de Cine, la intérprete, de 29 años, también hizo referencia a las críticas que recibe constantemente en redes sociales y a lo ocurrió en la alfombra roja de los Premios Oscar 2018, en la que desfiló por primera vez como una estrella internacional.

“Me acuerdo que en los Oscar me dolió mucho que todo se criticaba. Que si yo me vestí así (color amarillo), que si el otro no cantó bien. Simplemente no había manera de para las personas lo hiciéramos bien, ¿y qué pasa si todos hacemos cara de fuchi? Que pues los demás van a pensar que de verdad huele feo”, dijo.

Aunque Eiza González se ha convertido en una destacada actriz de Hollywood, afirma que si no ha vuelto a México es porque nadie le ha ofrecido trabajo, asegurando que, a falta de propuestas, será en 2020 cuando empiece a crear sus propios proyectos.

Quiero producir más historias sobre mujeres mexicanas y he hecho una investigación sobre algunas en la historia de México que no han sido representadas en la pantalla para traerlas a la vida porque hay muchas que han cambiado la historia de nuestro país y creo que hay mucho potencial en eso. Mostrar algo más allá del narcotráfico, demostrar que cuando se trata de historia de México aún hay mucho qué contar”, subrayó.

Eiza González tuvo que mostrar pruebas de ADN para demostrar que es latina

En julio de 2019, Eiza González reveló a Amanda Montell, escritora de la revista Who What Wear, que tuvo que ir a terapia para superar la crisis de identidad que algunos castings le habían provocado, pues en algunos, hasta pruebas de ADN le habían pedido para demostrar que era latina. “Para mi sorpresa, González me contó que le han solicitado pruebas de ADN que demuestren que al menos tiene el 2% de una etnia u otra, o de otra manera no se le permite audicionar para ciertos papeles”.

Aunque en su momento, Eiza González no habló abiertamente de la crisis de identidad que sufrió, en redes sociales sí hizo hincapié en que había dejado en segundo plano su salud. Incluso, reveló que, con tal de no perder su trabajo, viajó por todo el mundo con una doble fractura en la clavícula.

“El último año de mi vida ha sido uno de los más difíciles. Tuve un accidente mientras trabajaba y terminé en el hospital con una doble fractura de clavícula. Estaba sola y lejos de casa. Lo guardé en secreto por muchas razones. Tenía tanto qué perder (…) Me esforcé tanto para salvarlo todo, viajé herida por todo el mundo para no perder nada”, contó en su perfil de Instagram, junto a una radiografía que mostraba la lesión.

“Eventualmente perdí cada cosa que había estado matándome durante el último año. Todo. Me sentí lo más débil que jamás me he sentido. Abajo y derrotada, tanto física como mentalmente. Me sentí tan perdida (…) Tuve que aceptar el hecho de que todo se había ido, mientras estaba acostada en una cama todos los días, durante meses. El hueso roto era una metáfora, me rompió por completo (…) Pero después de meses de recuperación, en lugar de centrarme en lo que perdí, lo único que quiero es felicitarme por ser lo suficientemente fuerte y dar todo lo que tenía, cada momento y logro que pude. Estoy suficientemente bien”, agregó en su post de enero de 2019.