Ferdinando Valencia habla de los antojos que tiene ahora que su novia está embarazada

facebook

twitter

whatsapp

Email

“Parece que el embarazado soy yo”, asegura el actor Ferdinando Valencia ante los síntomas que ha desarrollado durante el embarazo de Brenda Kellerman, quien espera mellizos

Con la próxima llegada de Dante y Tadeo, Ferdinando Valencia asegura que disfruta al máximo la espera de sus mellizos junto a su novia Brenda Kellerman , quien no ha tenido tantos síntomas del embarazo como los ha sentido el propio actor, quien ha desarrollado un antojo por la comida, específicamente, por las carnitas.

“De repente empiezo a descubrir que quien está haciendo más kilos que la embarazada soy yo”, dijo el actor en el programa Un nuevo día , donde agregó que su capricho son los tacos de carnitas, el cual es un platillo hecho con carne de cerdo, frita en su propia grasa.

“No podía evitarlo y ella como si nada. No come nada, no tiene mareos, no le pasa nada”, confesó asombrado el exparticipante de Reto 4 Elementos.

Por su parte, Brenda explicó que su único antojo ha sido la zanahoria porque las carnitas le dan asco por la alta cantidad de grasa con la que están hechas.

Pese que apenas en 2017 se destapó su relación amorosa con Kellerman, Ferdinando comentó que tienen 11 años de conocerse y antes de ser pareja fueron grandes amigos.

“A mí desde el principio me encantaba, pero como me gusta lo suficiente hay que darle a entender que la búsqueda no era mal intencionada. Fingí como un año y ya después se enamoró de mí”, bromeó Valencia al relatar cuando se conocieron.

El también presentador asegura que ahora está enfocado al proceso de formar una familia junto a la modelo, quien reveló que Dante es el niño que se mueve más que su hermanito.

La pareja no ha dicho cuándo será la llegada de sus pequeños, pero sí comentó que el parto será natural.

Dante y Tadeo son los primeros hijos en común de Brenda y Ferdinando, quien se convierte en papá por segunda vez ya que tiene una hija adolescente, que presentó hace tres años después de mantenerla en el anonimato por más de una década.