Lety Calderón se rehúsa a someterse a cirugías: ‘Estoy orgullosa de mis arrugas, lonjas y celulitis’

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz también destapó que su hijo Carlo le pide que deje su adicción al cigarro

A sus 51 años, Leticia Calderón sigue triunfando en las telenovelas mexicanas y ahora forma parte de la producción de Giselle González: ‘Imperio de mentiras’. Y es que la actriz se ha vuelto un rostro recurrente en la pantalla chica, por lo que ahora reveló que a diferencia de algunas compañeras del medio, ella prefiere conservar sus arrugas e incluso sus kilos de más.

En entrevista con TVyNovelas, la expareja de Juan Collado indicó que nunca le ha afectado que su rostro o cuerpo sea reflejo del paso del tiempo, ya que está orgullosa de cada una de esas marcas, ya que son parte de la vida.

Estoy orgullosa de mis arrugas, de mis canas, de mis lonjas, de mis kilos de más y de mi celulitis, porque son parte de mi vida. Mi cicatriz de la cesárea es la mejor, porque tuve la gran oportunidad de ser mamá. Estas arrugas (del rostro) significan que he reído y he llorado; las canas, que estoy orgullosa y he tenido experiencias. No puedo borrar mi pasado y no quiero hacerlo; estoy orgullosa de lo que he disfrutado y de lo que he logrado en la vida. Además, tarde o temprano, todas vamos a tener 80 años”, detalló a la publicación.

Al ser cuestionada sobre si estaría dispuesta a realizarse algún tipo de cirugía plástica para cambiar su físico, Leticia Calderón indicó que aunque no puede jurar que en el futuro no sucumba, por el momento está feliz y conforme con su imagen.

“No puedo decir 'de esta agua no beberé', porque no lo sé. El día de mañana no sé hasta dónde me llegue la vanidad, pero por ahora estoy contenta así. Evidentemente veo a otras mujeres y digo: '¡Qué guapas!', pero yo no le tengo miedo a la edad. A las mujeres se nos ha exigido más en ese sentido que a los hombres, porque ellos pueden estar panzones y pelones y les vale; en cambio, a nosotras se nos exige estar siempre con un cuerpazo, y pobres de nosotras si tenemos arrugas o se nos marca una línea de expresión, porque ya nos vemos viejas”, puntualizó.

Leticia Calderón reconoce que comenzó a cuidar su físico tras el nacimiento de sus hijos, ya que desea vivir mucho tiempo para verlos crecer; por lo que reveló que su hijo Carlo le pide que deje su adicción al cigarro, hecho que solo ha podido frenar durante los años que estuvo embarazada y dio pecho.

“Desde que nacieron mis hijos me he vuelto muy ocupada del buen comer, de llevar una dieta balanceada, de hacerme estudios de laboratorio constantemente. Me da pavor morirme, porque tengo la responsabilidad de sacar adelante a dos jóvenes (…) Me regañan horriblemente, sobre todo Carlo; me dice: '¡Ya no fumes, guácala! Hueles a cigarro, ¡apestas, ma!'. Yo le digo que deje su adicción a los videojuegos y yo dejo el cigarro”, señaló en la publicación.