Mariana Echeverría cuenta lo difícil que es separarse de su hijo en su regreso al trabajo

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora regresó a las grabaciones de la séptima temporada de ‘Me caigo de risa’ por lo que ha tenido que separarse de Lucca

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Luego de que Faisy destapara en redes sociales el regreso de Mariana Echeverría a las grabaciones de la séptima temporada de ‘Me caigo de risa’, la conductora habló de lo difícil que ha sido volver al trabajo y separarse de su hijo Lucca.

Fue durante un encuentro con la prensa que la modelo se dijo feliz por estar de vuelta en los foros de Televisa, detallando que aunque se siente bendecida por tener trabajo, lo que más extraña es a su bebé.

“Me siento bendecida, agradecida, contenta y extrañando a mi bebé. Ha sido difícil, pero bien contenta. La verdad es que mi bebé, cada vez que pasa algo, así como que me tenga que salir a trabajar, regreso, veo su sonrisa y me cambia la vida (…) Ahorita ya corro a darle de comer y a estar con él toda la tarde y toda la noche”, contó al reportero Edén Dorantes.

Mariana aseguró que pese a que la maternidad ha sido complicada, ha tratado de disfrutarla. “Cada minuto lo he disfrutado mucho, cada minuto, cada segundo, cada sonrisa, cada llanto, cada desvelada, trasnochada, todo”.

Asimismo, compartió que aunque su vida ahora es su hijo Lucca, su profesión también es importante, por lo que agradeció el apoyo de su esposo, el futbolista Óscar Jiménez, quien se ha hecho cargo del bebé mientras ella sale a trabajar.

“Soy muy chambeadora, pero así tiene que ser. Una se convierte en mamá pero no debe dejar su vida porque sino nos volvemos locas. Mi vida es mi hijo, pero mi vida también es mi trabajo porque me ha costado mucho llegar a donde estoy, y lo bueno es que mi esposo me apoya porque sino, ahí sería complicado (…) me tocó muy buen esposo; no lava trastes porque no le gusta, pero sí cambia pañales”, dijo.

Y aunque Mariana Echeverría destacó que le gustaría que Lucca la acompañara en sus llamados a ‘Me caigo de risa’, enfatizó que prefiere que se quede en casa para evitar riesgos.

“Me gustaría que mi hijo estuviera aquí conmigo y no en la casa, pero prefiero que esté guardado para que no vaya a pasar nada”, precisó.

Por último, la esposa del portero del Club América compartió que aunque no ha regresado a su peso ideal tras el nacimiento de Lucca, los piropos no se hicieron esperar en su regreso al trabajo.

“Me chulearon muchísimo en este regreso al trabajo, así que ha seguir perdiendo los kilos que es ganan en el embarazo; seguramente en unos tres o cuatro meses ya estaré en mi peso (…) No tengo prisa de nada y estoy feliz con todo el cambio y el proceso”, sentenció.