Novia de Ferdinando Valencia descarta volverse a embarazar: “Ahorita a disfrutar de Tadeo”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Brenda Kellerman también contó que todas las noches piensa en Dante y reconoció que antes de dormir reza para poder soñar con él

Con la sinceridad que la caracteriza, Brenda Kellerman , novia de Ferdinando Valencia, se animó a responder algunas preguntas de sus seguidores, mismas con las que dejó claro que, por ahora, descarta la idea de volverse a embarazar.

La confesión de la modelo surgió a través de una sesión de preguntas y respuestas en Instagram, donde una de sus seguidoras quiso saber si desea tener más bebés, luego de que tuvo que enfrentarse a la muerte de Dante, uno de sus mellizos.

“Ya son varias que me preguntan esto y la verdad no lo sé. Ahorita a disfrutar de Tadeo”, comentó en sus historia, dejando abierta la posibilidad de agrandar su familia en el futuro.

La pareja del actor, también fue cuestionada acerca del comportamiento de Tadeo, en referencia de si este ha cambiado desde el fallecimiento de su hermanito.

“¿Tadeo está bien? ¿No notas algo extraño en él desde que Dante no está?”, preguntó un usuario, a lo que Brenda respondió: “La verdad Tadeo está muy bien, de hecho, está mucho mejor desde que su hermano no sufre, ya sonríe y no llora tanto. Saludos”.

Durante esta dinámica, la costarricense también se sinceró y reveló que todas las noches, antes de irse a dormir, reza para soñar con Dante, algo que, hasta ahora, no ha sucedido.

“No (he sentido la presencia de Dantito) y se lo pido casi todas las noches a él y a Dios”, detalló.

Desde la muerte de Dante, Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman están centrados en el crecimiento y cuidado de Tadeo, quien cumplió 6 meses de vida el pasado 24 de octubre. De igual forma, ambos están enfocados en retomar sus actividades profesionales.

Dante y Tadeo nacieron el 24 de abril de 2019 en Coral Spring, Florida. A los pocos días de nacido, Dante presentó problemas de salud y fue hospitalizado por una meningitis bacteriana que lo llevó a permanecer 100 días delicado. Tras varias complicaciones, entre ellas, una hidrocefalia, neumonía, un derrame cerebral y la formación de un coágulo en una de sus piernas, que se cree, tuvo que ser amputada, el bebé murió el 3 de agosto.