¿La Hidroxicloroquina podría ser el medicamento que combata al COVID-19?

Televisa/ Sheila Galicia

¿Realmente es efectivo el medicamento para el lupus como tratamiento contra el Covid-19?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Las recomendaciones sobre el uso de hidroxicloroquina ha provocado su desabasto en farmacias, afectando a las personas que realmente la necesitan

Hasta el momento no existe ninguna vacuna ni medicamento que prevenga o cure el COVID-19, sin embargo, distintos laboratorios públicos y privados alrededor del mundo siguen en la búsqueda de la cura, e incluso están poniendo a prueba distintos fármacos existentes para combatir el virus.

Tal es el caso de la hidroxicloroquina, un medicamento empleado en pacientes diagnosticados con malaria, lupus eritematoso y artritis reumatoide, que, fue recomendado por el presidente Donald Trump como tratamiento efectivo para el coronavirus y por lo que actualmente está siendo investigado en Nueva York, Estados Unidos, para conocer su efectividad real en pacientes portadores de COVID-19.

"Comenzarán las pruebas clínicas en Nueva York con medicamentos existentes que pueden ser eficaces contra el virus. La hidroxicloroquina y el Z-Pak, creo que combinadas, lucen muy, muy bien. Y creo que mucha gente estará muy feliz con los resultados”, anunció Trump en conferencia de prensa el pasado 19 de marzo.

No obstante, aunque no se han compartido los resultados del estudio clínico de este fármaco, la noticia se ha ido esparciendo poco a poco y las compras desmedidas de la hidroxicloroquina también. Esto ha desencadenado una escasez del medicamento, afectado a los usuarios regulares, que lo necesitan para tratar sus padecimientos de forma oportuna.

Desabasto de medicamento

En México y otras partes del mundo, diversas personas que padecen lupus y artritis reumatoide ya han denunciado el desabasto de este medicamento en redes sociales y condenan a aquellos que lo han comprado, pues se trata de una herramienta básica que ellos emplean para combatir estas enfermedades.

"No estoy encontrando mi medicamento, el Plaquenil, que necesito para el Lupus. No hay en ningún lado. Todavía tengo algunas cajas pero ya se me van a acabar, porque tomo una pastilla diaria. Es súper importante que empiecen a controlar quién sí realmente lo necesita. Es un medicamento fuerte, que puede tener efectos secundarios letales. Mi reumatólogo está muy preocupado por todos sus pacientes", expone Dolores a Las Estrellas, habitante en Villa Verdún, Ciudad de México.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que, hasta el momento, no existe una evidencia científica que compruebe que la hidroxicloroquina es efectiva en la lucha contra el coronavirus.

Para conocer más sobre este medicamento y sobre los preocupantes riesgos de la automedicación, Las Estrellas entrevistó al médico internista José Luis Akaki, quien es expresidente del Colegio de Medicina Interna de México.

"Ese medicamento lo utilizamos en pacientes que tienen artritis reumatoide y lupus eritematoso, incluso hace muchos años se usaba en gente que tenía malaria. Pero, existen dos medicamentos: la cloroquina y la hidroxicloroquina, que una es familiar de la otra. Estos dos medicamentos son muy buenos para este tipo de padecimientos", explica Akaki sobre el uso tradicional de la hidroxicloroquina.

Akaki explica que este medicamento se comenzó a usar cuando comenzó la epidemia del ébola y se vio con algunos estudios que se hicieron que sí mejoraba y disminuía las lesiones pulmonares en personas que lo tomaban, pero fueron estudios que no se hicieron enfocados al COVID-19, pues este todavía no aparecía.

Estos estudios, de acuerdo con Akaki, tuvieron lugar, por ejemplo, en El Congo, en África y en el continente asiático. "Y se vio que los pacientes sí respondían, pero no era la curación. En esos estudios se vio una mejoría cuando se asociaba a otro tipo de medicamentos como los antivirales", dijo.

Por lo tanto, como fue un fármaco que funcionó en su momento y mostró una gran respuesta en aquellos con este padecimiento, Akaki explica que se quedó en una reserva: "Entonces, ahora que llegó la afección de COVID-19, están sacando del almacén los medicamentos que se utilizaron con anterioridad y los están probando con pacientes".

El especialista asegura que la cloroquin y la hidroxicloroquina "sí tiene un efecto positivo porque tienen actividad antiinflamatoria y modera el sistema de defensas, por eso es que sí funcionan, pero primero hay que estar seguros de que la persona tiene la infección porque también este tipo medicamento causa trastornos a nivel del ritmo cardíaco, entonces primero hay que checar que el corazón esté sano antes de tomar este medicamento porque ya se están dando casos de personas que han muerto porque se sobredosifican y resulta que tenían trastornos cardíacos y se mueren de eso, de una arritmia cardíaca. Entonces hay que tener extrema precaución con la cloroquina y la hidroxicloroquina", explica.

Sin embargo, Akaki expone que estos medicamentos solo tienen una indicación precisa para pacientes con malaria, artritis reumatoide y lupus eritematoso. "Hasta este momento, la cloroquina y la hidroxicloroquina no son el medicamento de primera intención contra el COVID-19 ", aclara y advierte sobre los peligros de automedicarse.

Por otro lado, Akaki, añade que algunas personas han salido a comprar este medicamento a las farmacias para tenerlo de reserva. Esto ha causado su desabastecimiento y su compra se ha restringido contra entrega de una receta médica: "Para proteger a las personas que realmente lo necesitan, que son los pacientes con lupus eritematoso y artritis reumatoide",

Además, recuerda que esta no es la primera vez que sucede esto con un medicamento: "Hace 10 años, con el brote del H1N1 en México, salió un antiviral y todo el mundo iba a la farmacia y compraba dos o tres cajas por si le daba este tipo de influenza".

El médico internista refiere este tipo de acciones como un miedo general a la infección: "La gente está desesperada por buscar un tratamiento alternativo".

No obstante, Akaki expone que no solo la cloroquina y la hidroxicloroquina están siendo estudiadas en pacientes con COVID-19, pues también otros fármacos, antivirales, vitaminas, remedios herbolarios y hasta desparasitantes están siendo objeto de estudio científico para combatir el virus.

"En conclusión, el tratamiento para el coronavirus todavía es empírico y la única recomendación definitiva es no infectarse", finaliza el experto, quien es docente en la Universidad La Salle y agrega que se tomen muy en cuenta las recomendaciones que está haciendo la Secretaria de Salud Pública, sobre todo el lavado de manos constante y el distanciamiento social.

¿Presentas síntomas y necesitas saber si es coronavirus? Si estás en la CDMX manda un mensaje sin costo al número 51515 con la palabra covid19 o marca al 55 5658 1111. Responde un breve cuestionario y de ser necesario las autoridades te buscarán.

No estás solo. #TelevisaTeAcompaña