Ángel Gabriel, hijo de Gloria Trevi, habla por primera vez del pasado de la cantante

facebook

twitter

whatsapp

Email

El joven, quien se está abriendo camino en el mundo de la música, se sinceró sobre cómo ha tomado las críticas sobre su mamá

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Abriendo brecha en los escenarios y alejado del escándalo que ensombreció el éxito arrasador que su mamá cosechó en los 90, Ángel Gabriel, hijo de Gloría Trevi, habló por primera vez sobre cómo ha sobrellevado las críticas que la cantante ha recibido por su pasado.

A casi dos décadas de que la cantante fue absoluta del proceso legal que la relacionó con delitos como rapto, corrupción y abuso de menores, Ángel Gabriel, de 19 años de edad, se sinceró en entrevista con Mara Patricia Castañeda con quien compartió que desde muy temprana edad ha lidiado con el escarnio transmitido en redes sociales.

"Nuca me ha afectado, la verdad. Pues desde chiquito, desde que tenía 5 años, veía en YouTube, en los videos de mi mamá, los comentarios, las cosas que la gente decía y pues a mí la verdad no me afecta. La gente puede decir lo que quiera. Al final del día sólo hay una verdad y al final del día, también, mi mamá es chingona", apuntó.

Ángel Gabriel aseguró que nunca ha puesto atención en los comentarios malintencionados y que prefiere enfocarse en quienes aportan a su vida y carrera.

"A mí me importa lo que piensa la gente que sí me quiere y me apoya, los que solo están para derrumbar y decir cosas sólo por decir pues no", dijo.

Sobre la relación con la prensa y las preguntas sobre temas que sólo su madre puede responder, Ángel Gabriel dijo sentirse afortunado de, hasta el momento, no haber vivido ningún momento incomodo con los medios.

Es de dominio público la serie biográfica de Gloria Trevi que alista la productora Carla Estrada, quien en entrevista con Las Estrellas compartió el impacto que le causó conocer la verdadera historia de la cantante: "La historia base me la está contando Gloria en muchas sesiones, llevamos muchas sesiones platicando, en algunas tenemos que parar porque emocionalmente no puede continuar, en otras no, en otras nos dan horas y horas”.