Ver video

Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman colocan altar especial para su hijo Dante

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

En el espacio también aparece una tarjeta blanca con la frase: “el cielo ganó un ángel maravilloso”

El pasado 3 de agosto, Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman enfrentaron la muerte de Dante, uno de sus mellizos. Tras este difícil episodio, la pareja decidió darle el último adiós a su hijo con una misa en Comala, Colima. Ahora, a una semana del fallecimiento del bebé, se sabe que sus padres decidieron colocar un altar especial dentro de su casa.

El encargado de mostrar el espacio donde descansan las cenizas de Dante fue Jhon Kellerman, hermano de Brenda, quien a través de su perfil de Instagram publicó una foto del altar.

De acuerdo con la imagen, en el altar fueron colocadas flores blancas, imágenes religiosas, una foto del bebé, la urna con sus cenizas y una tarjeta con la frase: “El cielo ganó un ángel maravilloso. Descansa en paz, Dante”.

Jhon llegó hace unos días a México, procedente de Costa Rica, con el objetivo de conocer a Tadeo y para estar con su hermana, ya que durante los tres meses que estuvieron enfrentando complicaciones con la salud de Dante, no pudo estar con ella.

Durante estos últimos días, la pareja ha tratado de sobrellevar la ausencia de su bebé con el apoyo de familiares y amigos, quienes han evitado dejarlos solos.

A diferencia de Brenda, quien se ha mantenido muy activa en redes sociales, Ferdinando ha optado por un perfil más bajo, sin embargo, ha sido grabado por sus cuñados y por su novia disfrutando de mágicos momentos junto a Tadeo.

Dante y Tadeo nacieron el 24 de abril de 2019 en Coral Spring, Florida. A los pocos días de nacido, Dante presentó problemas de salud y fue hospitalizado por una meningitis bacteriana que lo llevó a permanecer 23 días internado.

Tras ser dado de alta, Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman se trasladaron a México con sus bebés, sin embargo, Dante sufrió una recaída por la que enfrentó hidrocefalia, neumonía, un derrame cerebral y la formación de un coágulo en una de sus piernas, la que se cree, tuvo que ser amputada días antes de su fallecimiento.