Ver video

Tras la muerte de Dante, así retoman su vida Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman

facebook

twitter

whatsapp

Email

El encargado de mostrar cómo enfrenta la pareja la muerte de su hijo fue Jefferson, hermano de la modelo

El pasado sábado 3 de agosto, Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman enfrentaron la muerte de su hijo Dante . Tras el difícil episodio y con gran entereza, la pareja busca salir adelante y a través de las redes sociales mostraron cómo el actor y la modelo retoman sus actividades.

Fue Jefferson, el hermano de la costarricense, quien a través de varios videos y fotografías en su cuenta oficial de Instagram dejó ver que la pareja busca recobrar la normalidad con ayuda de sus familiares y amigos tras los difíciles meses que vivieron cuando su hijo estuvo hospitalizado por meningitis bacteriana.

La primera grabación que compartió el exconcursante de ‘Reto 4 Elemento’ fue horas después de que enterraron a Dante en Comala, Colima. En el clip se observa a Ferdinando y a Brenda rodeados de sus seres queridos durante una comida, en la que también estuvo su otro mellizo: Tadeo.

Dos días más tarde y luego de que la pareja le rindió un merecido homenaje a su pequeño con un video en su canal de YouTube, donde Jefferson Kellerman mostró que la normalidad poco a poco se apodera de la vida del actor y la modelo, quienes retomaron su rutina de ejercicio.

La pareja estuvo acompañada por la hija mayor de Ferdinando Valencia , Sofía, quien saluda a la cámara y muestra que está al lado de su padre en estos difíciles momentos.

Además de retomar sus rutinas diarias, el hermano de Brenda Kellerman ha destacado que la modelo está concentrada en Tadeo, quien se ha convertido en el más grande consuelo de sus padres. Jefferson presumió cómo entretiene, cuida y alimenta al pequeño, quien nació un minuto después que su hermano Dante el pasado 24 de abril en Coral Spring, Florida.

A los pocos días, Dante presentó una meningitis bacteriana que lo llevó a permanecer 23 días en un hospital norteamericano. Fue dado de alta y todo parecía haber regresado a la calma, pero al poco tiempo de estar ya en México sufrió una recaída por la que sufrió problemas en el corazón, riñones, pulmones, cerebro e incluso que le amputaran una pierna; pese a la atención el pasado 3 de agosto perdió la vida.