Ver video

Frida Sofía revela que Alejandra Guzmán la limitó en la música: “Me acostumbré a que yo no era la artista”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La nieta de Silvia Pinal admitió que extraña a su mamá y habló sobre el trastorno que sufre desde la infancia

A casi tres meses de una ‘guerra’ de declaraciones entre madre e hija, detalles de la vida que Frida Sofía llevó al lado de Alejandra Guzmán siguen saliendo a la luz. Esta vez al ser cuestiona si ‘La reina del rock’ la limitó en sus intensiones de incursionar en el mundo de la música, la joven, de 27 años, reveló que sí.

Durante una entrevista realizada por Univision, la intérprete de ‘Ándale’ contó que desde pequeña sintió la inquietud de seguir los pasos artísticos de la dinastía Pinal pero que no recibió el apoyo de su madre. Negativa que en un principio interpretó como una manera de protegerla.

"En realidad yo siempre quise cantar y siempre quise bailar y siempre me fascinó, sea lo que sea, no canté porque no creía en mi misma porque me sentía culpable, sentía que estaba yo robándole algo a la persona que más amaba y pensaba que (Alejandra Guzmán) me estaba protegiendo pero entonces muchas cosas no tenían sentido, muchas de sus acciones no iban con lo que me decía o lo que me prometía o lo que reflejaba en sus palabras, entonces me sentí sola, en realidad me acostumbré a que yo no era la artista, yo era la hija de, siempre fui la hija de, soy la hija de, me voy a morir la hija de, pero hay mucho más acá de lo que conocen y de lo que lamentablemente me ha tocado o me he atrevido a exhibir”, dijo la nieta de Silvia Pinal .

Admitió que echa de menos a su mamá pero que no se quedará callada si da declaraciones como las que compartió en el programa de Gustavo Adolfo Infante, donde dijo que su hija tenia trastorno límite de la personalidad.

"Sí, extraño a mi mamá yo sé que todo el mundo lo quiere escuchar, extraño a mi mamá, la quiero, la adoro, la admiro, pero no la he tenido como mi mamá, nunca, a veces siento que me trata como un novio, pero igual es mi manera de verlo, ahora es mi madre, la que me dio la vida también si ella va a publicar cosas mías o va a decir cosas que no son ciertas yo me voy a defender”, aseguró.

Aclaró que acude a terapia, pero no por el diagnóstico que su mamá dio en televisión nacional, si no por las secuelas que le dejó el intento de secuestro que vivió en México.

"Sí necesito ir a terapia, ¿por qué?, porque mi infancia no fue nada normal yo sufro de PTSD (trastorno de estrés postraumático) cuando te balancean de chiquita a los 12 años te pasa un trauma, es una estado de shock, no voy a entrar en detalle porque no tengo que, pero claro que sí necesito un ansiolítico porque me he desmayado, me han dado panic attacks, no me estoy haciendo la víctima, simplemente es un hecho porque el simple hecho de que yo sea una figura pública desde que nací te pone una presión inmensa, seas o no la artista”, compartió.

La también nieta de Enrique Guzmán dijo que tuvo una infancia difícil, sola, con una mamá dura y sin papá pero que esas vivencias la hicieron convertirse en la persona transparente que ahora es.