Ingrid Martz destapa lo más difícil que ha vivido tras el nacimiento de su hija: “Ella lloraba y lloraba yo con ella”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz detalló que aunque es mamá primeriza, no ha pedido ayuda a nadie y se hace cargo por completo de la bebé

Desde que Ingrid Martz se convirtió en mamá de su hija Martina el pasado 23 de mayo, la actriz no ha dejado de mostrar en redes sociales tiernas fotografías de la recién nacida. Sin embargo, ahora reveló lo más difícil que le ha tocado vivir tras la llegada de su bebé.

En entrevista con TVyNovelas , la estrella de telenovelas indicó que este casi mes y medio de vida de su primogénita ha sido todo un sueño, pero una de las cosas que más padeció fue darle pecho.

“Obviamente sales súper feliz del hospital, emocionados y toda la cosa, pero cuando llegamos a casa dijimos: '¿Y ahora? ¿A qué hora duerme? ¿La comida qué onda? ¿El pañal cómo?' (…) No me ha ido muy bien, creo que todas damos por sentado que es muy fácil, que cuando tienes un bebé viene la leche; no dudo que hay millones de mujeres a las que les pasa así, pero no fue mi caso (…) Tardó muchos días en bajarme la leche, la bebé no se pegaba, los primeros días ella lloraba y lloraba yo con ella porque obviamente lo que tú quieres es alimentarla y ves que no lo estás logrando”, expresó.

Ante su difícil comienzo en la lactancia, Ingrid Martz decidió tomar asesorías, hecho que le ayudó mucho porque ahora disfruta mucho esa etapa de la maternidad.

“Ya nos acoplamos; no soy aquella proveedora de leche que quisiera ser, entonces, lo que hago es complementarla para que no se quede baja de peso, pero para mí era muy importante que Martina tomara leche materna porque tiene muchísimos beneficios para su salud. Aunque sea en cantidades menores, yo no he dejado de darle, he tratado de no frustrarme para no dejar de darle”, sentenció a la revista.

Sin embargo, no es el único cambio brusco que vivió la actriz, quien participará en la serie ‘Hasta que la herencia nos separe’, enfatizó que tanto ella como su esposo Rodrigo Luque han batallado con las desveladas, ya que estaban acostumbrados a cero interrupciones.

“Sí, se despierta cada tres o cuatro horas a comer; aunque Rodrigo y yo no somos muy dormilones y pensamos que no nos iba a afectar, la verdad es que ya cuando estás ahí, ¡madre de Dios! Sí es mucho más cansado de lo que te puedes imaginar, pero cuando lo haces con amor y volteas y la ves, no te importa nada”, destacó.

La actriz, de 39 años, aseguró que aunque la maternidad cambia tu vida por completo, ni su marido ni ella han querido recurrir a ayuda externa para el cuidado de su hija Martina, por lo que están dedicados en cuerpo y alma a ella.

Destacó que Luque es un papá muy presente, que se involucra en todas las tareas relacionadas con la paternidad, hecho que agradece y celebra, porque no todos los hombres lo hacen.

“La verdad es que Rodrigo y yo hemos estado involucrados al cien por ciento y no lo hemos querido, delegarle cosas a nadie ni contratar ayuda, todo lo hemos hecho nosotros con muchísimo amor (…) Rodrigo es el mejor papá, ha sido absolutamente solidario, apoyador, ha cambiado muchísimos pañales, le da de comer, se levanta en la madrugada, la baña con él en la regadera ese momento con el papá es súper bonito”, señaló Ingrid Martz .