Tras dar negativo a Coronavirus, Jolette dice las secuelas que tiene: “Aún no recupero el olfato”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora no solo compartió cómo cree que se contagió, también habló de los mensajes negativos que recibió durante su enfermedad

A finales de marzo, Jolette informó en su cuenta de Instagram que había dado positivo a Covid-19, un tipo de coronavirus, y pese a que ya se recuperó, compartió en entrevista a una revista de espectáculos de circulación nacional las secuelas que le dejó dicho virus.

“Ha sido lo peor que me ha pasado, fue un infierno, jamás imaginé que mi caso sería tan delicado. (...) Todavía no estoy al 100%, continuo con cierta dificultad para respirar, aún no recupero los sentidos del gusto y el olfato, y la nariz la tengo muy congestionada, pero que ya haya salido negativo es un gran alivio para mí”, contó.

A pesar de que en algún momento pensó que podría morir, Jolette se recuperó y analizó el momento en el que pudo haberse contagiado, ya que no era necesario que saliera de su hogar.

“Esa salida con un amigo en la que me contagié fue para que un exnovio me viera y ahora que me doy cuenta que no tenía sentido salir y aparentas. Por una superficialidad pude haber muerto”, contó.

La también presentadora de 'Joletips' en el programa Hoy precisó que recibió muchas muestras de cariño durante el tiempo que estuvo enferma, pero también leyó muchos mensajes negativos.

“También vi mucho odio de gente inconmovible que en Twitter me deseaban la muerte por ser provida, me agredían con insultos, hay gente tan rota que hasta en un momento así no respetan y siguen sacando el veneno que cargan”, añadió.

El pasado 30 de abril, en entrevista a El Universal, Jolette dijo estar viva gracias a amigos y vecinos, ya que toda su familia vive en Guadalajara.

“Cuando me fui a casa (tras ser hospitalizada) pensé que pedir el supermercado por Internet era lo único que necesitaba, pero no, había días que no podía ni servirme un vaso con agua, (...) fue difícil hasta que mi amiga Susana me hizo entrar en razón y me dijo ‘si no comes te vas a morir’. Ella vive al otro lado de la ciudad, pero se puso a cocinar para mí como para nueve días, me puso la comida en una caja y dejó todo en mi puerta, otros vecinos me traían el super, suplementos, caldos de pollo, hasta me hicieron un altarcito a unos pasos de mi casa… Sí temí morir, pero gracias a la ayuda de la gente mejoré”, dijo.