Por primera vez, Raúl Araiza dice cómo reaccionaron sus hijas al enterarse que engañó a su mamá

facebook

twitter

whatsapp

Email

El conductor habló sin tapujos de cuando le fue infiel a su exesposa cinco años antes de su divorcio.

Hace un año, Raúl Araiza anunció que tras 24 años de matrimonio había decidido divorciarse, en los mejores términos, de Fernanda Rodríguez. Ahora, como pocas veces el conductor recordó el episodio de infidelidad que vivió cinco años antes de su separación y reveló por primera vez cómo reaccionaron sus hijas al enterarse que había engañado a su mamá con una conductora.

En entrevista con Yordi Rosado en el programa ‘La última y nos vamos’, el presentador indicó que es un tema que no le gusta mucho hablar, pero relató que afrontó las consecuencias de sus actos y destacó que en su momento pidió perdón a su familia.

“Fue una parte muy oscura, porque al fin y al cabo fue una cuestión pasajera, no como lo decía la revista, yo no tuve 10 años y fue mi amante, nunca. Sí acepté la parte que tuve que ver, que me involucré (…) Sí había un involucramiento, sí había sucedido, acepté lo que tenía que aceptar, que después ella lo aclaró y dijo ‘no, no es como lo dice la cabeza de la revista’. Tampoco lo negué, lo acepté, pedí perdón a actos de mal juicio (…) si no que yo dije perdón a mi familia, perdón por faltarles al honor, sobre todo a Fernanda por haberla traicionado”, detalló.

‘El Negro’ Araiza recordó que envió un comunicado, que armó con ayuda de Andrea Legarreta, pero que lo único que le importaba era hablar con sus hijas, quienes lo sorprendieron por la fortaleza con la que Camila y Roberta afrontaron la situación.

“Cuando sucede eso, subimos un comunicado, que Andrea Legarreta que escribe muy bien me ayudó, pedí perdón y acepté lo que tenía ahí (…) Yo me fui corriendo a la escuela de mis hijas y les dije ‘pasó esto’. Era lo único que me importaba, se los expliqué, les dije ‘su papá falló en esto, mi vida es pública, sé que ustedes no ven mi carrera, pero siempre se los he dicho a esto estamos expuestos’. Se voltearon mis hijas, que fue de los regalos más grandes y me dice Camila ‘mira papá tú no nos fallaste a nosotras, le fallaste a mamá, cuando nos falles a nosotras entonces nosotras te juzgamos’. Yo me les quedé viendo, con eso tomé toda la fuerza del mundo, salí y dije ‘la consecuencia que venga’”, sentenció.

Como consecuencia de su infidelidad, Raúl Araiza abandonó el hogar que compartía con sus hijas y Fernanda, tomó terapia y pudo salvar su matrimonio por cinco años más.

“Obviamente me corren de la casa, me voy. Tenía toda la razón, tenía que pagar la consecuencia. Se fue poco a poco arreglando la relación, porque al fin y al cabo había toda una historia (…) Teníamos un viaje pagado y tomando terapia dijo la terapeuta ‘¿por qué tener que sacrificar el viaje? Hay reglas y acuerdos entre ustedes, tómenlo’. Nos fuimos, fue un viaje increíble, quien sabe dónde acomodamos el dolor más ella, fue algo increíble que nos dio chance de pensar que podíamos seguir intentándolo. Regresamos y nos volvimos a dar la oportunidad, nos aventamos otros cinco años. Volvimos a tener mucho éxito”, enfatizó.