Talina Fernández por fin revela por qué su nieta Paula Levy se fue de su casa: "La regañé"

facebook

twitter

whatsapp

Email

La llamada 'Dama del buen decir' aclaró que Paula está viviendo en casa de su hermana María

A una semana de la polémica que provocó la transmisión en vivo en la que Paula Levy reveló que su abuela, Talina Fernández, la corrió de su casa y que pidió, en broma, ayuda a sus seguidores para que Ana Bárbara le diera asilo , la 'Dama del buen decir' rompió el silencio y destapó las razones por las que su nieta se fue de su casa.

La mamá de Mariana Levy reaccionó al revuelo que causaron las declaraciones de Paula Levy y aclaró que su nieta no está desamparada como lo dijo en redes sociales y que se encuentra en casa de María, su hermana mayor, además, dejó claro que la joven de 18 años tomó la decisión de irse de su casa luego de que le llamó la atención.

“Paula se fue de mi casa porque la regañé y se fue, pero se fue a casa de María, entonces dijo que estaba homeless para que le tuvieran lástima de que no tenía casa, está en casa de María y María también es mi más amada nieta”, aclaró, por fin, Talina en Sale el sol.

La presentadora de televisión también dijo que la situación se hizo mucho más grande de lo que en realidad es porque los medios sacaron de contexto las palabras de su nieta, además de que se siente satisfecha con la labor que ha hecho por su familia por lo que hace caso omiso de chismes.

“Las cosas de mi familia se quedan con mi familia, lo malo, es que de una cosa así (pequeña), los medios hacen una cosa así (grande). Yo quiero que en estas fechas haya armonía, reconciliación, amor, paz y unión. Yo me siento en paz, yo sé que he hecho todo ¡y más! por el bienestar de mi tribu, de mi familia. Lo que se diga después, no oigo, no oigo, soy de palo… tengo orejas de pescado. Yo me siento muy bien conmigo, muy bien”.

Por último, Talina Fernández resaltó que está abierta a una pronta reconciliación con Paula, pues entiende que ha pasado por momentos difíciles en su vida, los cuales aunque intentara ayudarla a superarlos no tiene las bases profesionales para hacerlo.

“Mi corazón, en cuanto se le quite lo desorientada, estoy abierta para ella, es hija de mi hija y con los dos otros hijos de mi hija tengo una relación estupenda. Paula pasa por un momento muy confuso, le han pasado muchas cosas que la han marcado, entonces que Dios la bendiga, yo ni soy psiquiatra, ni soy psicóloga… yo nada más sé dar amor”.