Tras destapar problemas de salud de Dante, Ferdinando Valencia publica fotos de sus mellizos

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

La novia del actor, Brenda Kellerman, compartió una de las imágenes y destacó: “Mis enanos bellos”

Hace unos días, Ferdinando Valencia y su novia Brenda Kellerman destaparon mediante un video en redes sociales los serios problemas de salud que enfrenta Dante, uno de sus hijos, desde hace 20 días. Tras informar a sus fieles admiradores, el actor publicó una serie de fotos inéditas de los pequeños.

A través de su cuenta oficial de Instagram, el galán de telenovelas compartió varias imágenes de la sesión fotográfica que le realizaron a los pequeños hace unas semanas. “Dante y Tadeo”, precisó como descripción de las instantáneas, que en cuestión de horas consiguieron más de cien mil ‘Me gusta’.

Su pareja replicó una de las fotos en su perfil personal y la acompañó con un tierno mensaje, donde destaca lo feliz y plena que está en su faceta de mamá. “Mis enanos bellos, los amo tanto. Mami enamorada”, expresó la modelo costarricense.

Sin embargo, las palabras que más llamaron la atención fueron las que la pareja, que comenzó su historia de amor hace once años, compartió en la cuenta @nuestromellizos de Instagram, donde dejaron ver que Dante sigue hospitalizado.

“Te espero #hermanos”, sentenciaron en la publicación, en la que sus fieles admiradores les enviaron mensajes de aliento y sus mejores deseos para la pronta recuperación de Dante.

Mira las fotos más tiernas de Tadeo y Dante, los mellizos de Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman

Y es que el menor, quien nació junto a su hermano el pasado 24 de abril en Coral Springs, Florida, presentó una inflamación en el cerebro y en la médula espinal por una bacteria, que probablemente adquirió durante el embarazo de Brenda Kellerman.

“Uno de nuestros bebés, el mismo que estuvo en cuidados intensivos: Dante, empezó a demostrar que tenía problemitas (…) En el hospital le empezaron a hacer una evaluación, donde nos dijeron que estaban seguros que era una constipación, pero que le querían hacer una prueba de sangre. Mientras la hacían el niño se empezó a convulsionar (…) Se dieron cuenta que tenía una inflamación del cerebro y de la médula espinal a causa de una bacteria”, precisó Ferdinando Valencia.