Ver video

Jacqueline Bracamontes envía mensaje a Ferdinando Valencia: “El dolor de la partida de un hijo jamás se supera”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz, quien enfrentó la muerte de su hijo Martín en 2013, detalló que el tiempo es lo único que lo ayudará a vivir sin dolor

Ferdinando Valencia y Brenda Kellerman enfrentaron el pasado 3 de agosto la muerte de su hijo Dante, víctima de una meningitis bacteriana que lo mantuvo hospitalizado por casi dos meses tanto en Estados Unidos como en México. Tras el fallecimiento del pequeño, varios famosos les enviaron mensajes de apoyo, pero el que más llamó la atención fue el que les dedicó Jacqueline Bracamontes.

La conductora de Netas Divinas, quien en 2013 enfrentó la partida de su hijo Martín, utilizó su cuenta oficial de Twitter para destacar que ahora tanto la pareja como su pequeño Tadeo tienen un ángel en el cielo que los cuidará por siempre.

“Lo siento tanto @FerdinandoVal y Brenda. Dante es un ángel que va a ver por ustedes toda la vida. Pido a Dios por su familia. Se vale llorar mucho. El dolor de la partida de un hijo jamás se supera”, sentenció la también actriz.

Jacky Bracamontes indicó que es un proceso largo y que el tiempo es lo único que sanará el dolor que siente el actor y su novia. “Pero más adelante, sólo el tiempo, nos ayuda a vivir sin dolor y con todo el amor”, enfatizó.

Las emotivas palabras de la presentadora tapatía conmovieron tanto a sus seguidores como a los de Ferdinando Valencia en redes sociales, consiguiendo miles de ‘Me gusta’ y cientos de mensajes, donde afirmaron que ella es una de las personas que conoce bien el dolor que significa perder a un hijo.

Y es que en 2013, dos años después de que se casó con Martín Fuentes, la estrella de televisión tuvo a sus mellizos, Jacky y Martín, pero este último murió a los pocos minutos de nacido, hecho que todavía le duele a Jacqueline Bracamontes .

Hace unas semanas, narró entre lágrimas en el programa Netas Divinas que sufrió mucho por ese episodio de su vida: “Lloré meses, todos los días, me preguntaba ¿por qué?, ¿por qué a mí?, ¿por qué se lo llevó?, pero hubo una persona que me dijo: ‘Es que ya no vuelvas a preguntar ¿Por qué?, pregunta ¿Para qué?’, pero hasta hoy no he encontrado la respuesta, hasta lo que me acaba de decir Jackyta: ‘Para tener un angelito que nos mira’”.