Lupita D’Alessio lavó los pies de su hijo Ernesto y se arrodilló ante Jorge para disculparse

facebook

twitter

whatsapp

Email

En el último episodio de Hoy voy a cambiar, la cantante contó cómo logró salir adelante después de sobrevivir a las adicciones

En los dos últimos episodios de Hoy voy a cambiar, la cantante Lupita D’Alessio abrió su corazón para narrar cómo salió delante del mundo de las drogas y cómo les ofreció disculpas a sus tres hijos Jorge, Ernesto y César, quienes vivieron las consecuencias de sus actos.

De viva voz, la intérprete de ‘Mudanzas’ compartió que en 2006 su vida estaba rodeada de caos; una noche en la que estaba experimentando un momento oscuro, por fin pudo ver luz. “Fue muy raro todo porque me empezó a temblar el cuerpo como con mucho miedo”, dijo.

Gracias a la interpretación de Gabriela Roel en la bioserie es como se puede apreciar cómo Lupita estaba luchando con sus demonios, mismos que la llevarían a la reflexión que cambió su vida.

“Eran dos pasos, uno a la muerte y otro a la vida y el que iba a dar a la muerte, fue el que grité: ‘Jesús si vives, tómame de la mano y ahí fue donde me desplomé, empecé a llorar y ahí se hizo presente el espíritu santo, que es el amor infinito y empecé a llorar, no lo puedo explicar. Fue la mejor decisión de mi vida”, detalló.

En aquella ocasión, encontró la tarjeta del pastor de su hijo Ernesto D’Alessio, por lo que le llamó para solicitarle ayuda, incluso estuvo dispuesta a internarse en una clínica en Guatemala para salir delante de sus adicciones.

“Fue un trabajo difícil para ellos, por mi temperamento, por todo eso que apenas estaba trabajando”, recordó la cantante sobre cómo la abstinencia la pudo sobrellevar al encontrar la paz en las palabras de la biblia.

En la emotiva emisión, Ernesto D’Alessio dio su testimonio sobre cómo fue testigo del gran cambio: “Si bien Dios trabajó en su trabajo, ya no volvió a las adicciones, esa fue la última vez, cuando ella regresa de Guatemala fue la última vez, se acabó la droga”.

En una íntima reunión entre Ernesto, su madre y su pastor, se vivió la reconciliación. Lupita D’Alessio le lavó los pies a su hijo como muestra de arrepentimiento por todos los momentos de angustia que le hizo vivir.

“Bien bonito, era otra persona, me dijo: ‘perdona mijito, perdóname y se los pone aquí (la frente), me decía: ‘perdóname por favor, por todo lo que les hice’. Le contesté: ‘claro que te perdono, por supuesto que te perdono’”, dijo Ernesto.

Precisamente, en mayo de 2020, Lupita hizo una transmisión en vivo a través de Instagram en la que compartió con sus fans y María del Sol cómo fue para ella este momento.

“Le empecé a lavar los pies y le dije: ‘no hables, déjame hacer las cosas a mí, por favor, chiquito’, le lavé sus pies, le di un beso a cada uno. ‘Perdóname mijito por haberte lastimado porque te hice mucho daño’, se paró y me abrazó”, contó visiblemente conmovida.

Por su parte, Jorge contó entre lágrimas cómo fue que se reconcilió con su madre: “Me pidió perdón, honesto perdón, esperé tanto tiempo oírlo, mi corazón sí lo necesitaba, era lo que me faltaba, escucharlo de ella. ‘Yo te acerqué a la droga, casi te mueres por mi culpa, yo te alejé cuando querías ayudarme’, se puso de rodillas, ahí se acabó lo malo, nunca le había dado un abrazo tan grande como ese día”.

Fue así como la bioserie Hoy voy a cambiar llegó a su final, contando el ascenso a la fama de Lupita D’Alessio, pasando por los momentos más oscuros y escabrosos de su vida.

La intérprete de ‘Acaríciame’ concluyó con una emotiva reflexión: “Cuando perdí todo conocí a Cristo, hoy puedo decirles que sigo aquí gracias al cambio que él provocó en mí. Eso fue lo que me salvó, me devolvió la dignidad y la honra que había perdido, el amor propio y el tesoro más grande es él y ahora mi familia”.