Ver video

Novia de Ferdinando Valencia está en paz porque su hijo Dante ya no sufre: “Por primera vez no le duele nada”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Brenda Kellerman también utilizó las redes sociales para compartir tiernas fotografías al lado de su otro mellizo Tadeo

A casi dos semanas de la muerte de su hijo Dante, tanto Brenda Kellerman como Ferdinando Valencia buscan la tranquilidad y sobre todo retomar su vida diaria. Sin embargo, una vez más la modelo costarricense hizo frente a las críticas y afirmó que sonríe porque su pequeño por fin ya no sufre.

“Yo sonrío porque mi bebé está sonriendo en el cielo, él está feliz, no le duele nada. Por primera vez no le duele. Sufrió mucho y le doy gracias a Dios que ya mi bebé bello esté en paz”, detalló la exconcursante de ‘Reto 4 Elementos’, según reportó People en Español.

Pese a que el fallecimiento de Dante significó una pérdida irreparable en su vida, Kellerman acepta que saldrá adelante con el apoyo de Ferdinando Valencia , su familia y sobre todo por su fe en Dios, la cual sigue intacta.

“Dios es grande y es el único que puede ayudarte a salir de un dolor. Por eso no me suelto de él porque sé que él es el que toma el control de mi dolor y me ayuda a salir adelante cada día”, afirmó.

Y es que tanto la modelo como el actor agradecen a Dios que le haya quitado a su hijo tanto sufrimiento, ya que a pocos días de nacido ingresó al hospital por una meningitis bacteriana, la cual se fue complicando y le provocó insuficiencia renal, cardíaca, neumonía e incluso la amputación de una de sus piernas.

“Prefiero darle las gracias por tomar a mi hijo como uno de sus angelitos, no todos tienen ese privilegio”, señaló Brenda Kellerman , quien ha encontrado consuelo en su otro mellizo Tadeo, al que no deja de presumir en redes sociales.

A través de una historia de su cuenta de Instagram, compartió un video en el que muestra la sonrisa de su bebé y destacó: “Te amo mi enano grandote”. Además en el perfil de ‘Nuestro mellizos’ postearon una serie de fotografías en las que dejan claro que están concentrados por completo en el pequeño.